Gente que Cuenta

Este cuento sí ha cambiado III, por Luis Alejandro Rodríguez

Kobo eReaders.www .atril .pressCuando en 1841 se publicó el cuento Los crímenes de la calle Morgue de Edgar Allan Poe ―Obra que entre otros méritos inicia el género de las novelas policíacas―, los lectores resultaron impactados con la descripción del grado de brutalidad con el que madame L’Espanaye y mademoiselle Camille L’Espanaye, madre e hija, fueron asesinadas en su apartamento.
Una descripción y narración de un evento similar ya no es algo que hay que buscar entre las líneas de las obras de un famoso escritor; hechos como ese los tenemos de manera muy frecuente en los medios y en las redes. Han pasado a ser informaciones del día a día.
No es sólo la frecuencia lo que ha cambiado: en el siglo XIX los lectores se impactaron por un hecho ficticio; ahora en el siglo XXI apenas “parpadean” con los hechos reales.

Las redes sociales, entre otras cosas, han resultado ser un “buen termómetro” de lo que está ocurriendo en la población general. Hace relativamente poco tiempo, apareció la noticia de cómo un conductor de una empresa de bebidas gaseosas, se estrelló contra una columna de acero, quedando atrapado en el camión. Se inició fuego en el motor, el cual se fue extendiendo hacia la cabina.

Mientras esto ocurría, los pobladores que habían visto el accidente, se dedicaron a “saquear” el vehículo; para ellos era más importante apropiarse de tres o cuatro botellas de la bebida, que salvar una vida humana. Lamentablemente el chofer murió calcinado, nadie lo ayudó a escapar del fuego.
Si uno piensa que esa historia es grotesca e inaudita, es porque no leyó los abundantes comentarios que aparecieron relacionados con la noticia. Solo un ínfimo porcentaje de los usuarios que la leyó, un cuatro o cinco por ciento a lo sumo, escribió sobre la falta de sensibilidad que condujo al triste final del chofer, la mayoría, simplemente publicó notas justificando las acciones de la población.

Otro hecho, y que podemos comprobar cada uno de nosotros, está en los Hashtags, los que encontramos en las redes. Si usted quiere acompañar su artículo con el hashtag apropiado, encontrará que los que se refieren a aspectos positivos están en minoría con respecto a los negativos: #maldad supera a #bondad; #mentira tiene mucho más publicaciones que #verdad; lo mismo ocurre si comparamos #moral con #corrupción o delito, y así…

Como humanidad hemos cambiado, y lamentablemente no ha sido para bien. Nuestra sensibilidad, preocupación por el prójimo, y empatía se han visto seriamente disminuidos.
Nuestra vieja costumbre de culpar a alguien o a algo más, se hace presente nuevamente.

Muchos atribuyen la deshumanización a los adelantos tecnológicos, pero… alguien que me explique: ¿Qué tiene que ver que alguien vea a una señora mayor caída en la calle, no haga nada para ayudarla, y lo justifique porque tiene un Smartphone de última generación? Si este es el razonamiento, el problema no es de deshumanización, es de psiquiatras.

Luis Alejandro Rodríguez e1653666013155
Luis Alejandro Rodríguez Castillo es médico venezolano, Master en inmunología del IVIC y Nebraska University. Fue Scientific Adviser en Sandoz Switzerland. Escritor y guionista para la ciencia. Desde hace varios años escritor para el espíritu. Autor de “El Tweet de Dios”.
luisr168@gmail.com

del mismo autor

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    6