Gente que Cuenta

Josafat, por Alejandro Moreno

José Gregorio Hernández www.atril .press
“Visitar el santuario se ha convertido en una obsesión tímida, si es que puede decirse que existe tal cosa”

 

Se escuchan los pasos de Josafat desde varios metros a la redonda. Es la primera vez que entrará a Isnotú. Visitar el santuario se ha convertido en una obsesión tímida, si es que puede decirse que existe tal cosa. Ya cerca de la placa conmemorativa que recuerda que allí nació el doctor José Gregorio Hernández, Josafat cae postrado ante la estatuilla.

Las lágrimas recorren sus mejillas, como si de una historia cursi se tratara. En un gesto de genuino agradecimiento entrelaza sus manos dando gracias a Dios y, por supuesto, al doctor José Gregorio. Ya siente el alivio de tener su nueva condición. No ha sido fácil, pero sus súplicas al doctor han dado resultado. Ha decidido que seguirá siendo “Josafat”; desde niño le gustó su nombre bíblico. Y le parecía que cualquiera, fuese hombre, mujer, o lo que fuese, podía llevar ese nombre.

Josafat ha cumplido su cometido, siente que el doctor José Gregorio le sonríe desde su inmovilidad de yeso. El camino de vuelta a Maracay es largo y no quiere retrasarse más. Ahora sí es quien quiere ser, ahora sí es Josafat.

Captura de Tela 2021 07 21 às 12.03.34
Alejandro Moreno (Caracas, Venezuela, 1972) cantante, editor y escritor a ratos. Licenciado en letras UCV. Ha publicado los libros para niños El águila y la estatua y Juan Piroco care loco en la editorial el perro y la rana.
chuomago@gmail.com

del mismo autor

 

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    3