Gente que Cuenta

¿Y si Scherezade…?, por José Manuel Peláez

Pyotr Konchalovsky Atril press e1665850049559
Pyotr Konchalovsky,
Scheherazade, 1917

Manolo me invitó a su casa para probar su receta de calabacines rellenos con shitakes. Lo primero que hizo al llegar fue pedirme que no le molestara mientras rellenaba los calabacines porque esa labor exigía concentración. Entonces hice lo que hago siempre: reviso la biblioteca. Creo que conociendo lo que alguien lee conozco mejor a esa persona. Pero, claro, Manolo no es un hombre de reglas.

La biblioteca de Manolo es tan variada como son sus preocupaciones y al lado del “Tratado de Tordesillas” se podía encontrar “La Montaña Mágica” de Mann. En un lugar destacado me topé con un grueso volumen de  “Las Mil y una noches”. Me aseguré de que Manolo no me viera y lo abrí. Estaba plagado de anotaciones al margen: notas, preguntas, conclusiones y hasta chistes. Hubiera querido seguir husmeando, pero la alarma del horno me anunciaba que ya mi amigo había concluido su pesada labor de “rellenacalabacines” y se aproximaba frotándose las manos. Quise volver a colocar el libro en su sitio, pero no fui lo suficientemente rápido.

Alertado de mi interés en la princesa narradora, Manolo me preguntó qué es lo que más me atraía de Scheherezada. Yo, entonces, disparé fuego a discreción durante un largo rato con las municiones de mis conocimientos sobre la leyenda del sultán que exigía un cuento cada noche y que si no le gustaba cortaba el cuello de la elegida, y de las tresmil sacrificadas y del truco de Scheherezada de mantener el interés vivo cada noche para evitar el degüello matinal y cerré la andanada señalando la metáfora que la princesa representa para todos los que escribimos historias.

Hubiera esperado un aplauso a mi discurso, pero con Manolo, ya se sabe, los aplausos se hacen esperar o no llegan. Lo que sí sonó fue el aviso del horno.

Mientras Manolo traía la fuente y servía los platos y el vino me explicó que no le gustaba pensar en una Scherezade que busca el aplauso del sultán para seguir viva, ni en una tan fenicia que saca cuentas y se arriesga para ganar un futuro seguro y próspero al lado de un hombre poderoso. Manolo prefiere una Scherezade con el fervor y el poder de hacer del sultán un hombre mejor con sus historias. Le produce emoción imaginar a una mujer que se regocija en lo que cuenta y que se olvida del sultán, del verdugo y del amanecer para creer firmemente en ella. Los hombres, según Manolo, le tenemos tanto miedo a una Scheherezada así, que preferimos inventar una que nos tenga miedo a nosotros.

¿Qué te parecen los calabacines? — preguntó Manolo para cerrar el tema.

Tardé mucho en contestar y no sé exactamente qué dije. Me cuesta comer y pensar al mismo tiempo.

Captura de Tela 2021 12 03 às 00.33.23
José Manuel Peláez
Profesor universitario de Literatura del Renacimiento y Teatro Contemporáneo. Escritor de ficción para cine, televisión y literatura, especialmente policial. Sus novelas “Por poco lo logro” y “Serpientes en el jardín” se consiguen en Amazon. Ha creado y dirigido Diplomados de Literatura Creativa y de Guion audiovisual en la Universidad Metropolitana de Caracas. Actualmente mantiene un programa de cursos virtuales relacionados siempre con la Narrativa en todas sus formas.
josemanuel.pelaez@gmail.com

del mismo autor

 

 

18

Compartir en

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!