Gente que Cuenta

A las carteras – Lucy Gómez

Las carteras son como nosotras. En la escuela, mi madre, que me veía desordenada y distraída, metió en mi cartera, que era una especie de baúl de paja donde cabía una inmensidad de cuadernos, libros y lápices, un reloj despertador de esos redondos con minutero, segundero y una alarma ruidosísima para que no me olvidara de mis deberes escolares. Cómo será el trauma que no me acuerdo aún hoy de nada de lo que tenía que hacer en esas horas. Una inmensa niebla las cubre.

Luego de pelearme en la adolescencia con unos bolsos horrendos de  cuero  y algún bulto pesadísimo, heredados de alguna prima, salté a la universidad y  a  las carteras de cuero  mini,  luego a otras más  grandes para mí elegantísimas, hasta caer en las de innumerables colores, formas y bolsillos que han sido las que de verdad  me han gustado siempre. Bueno, eso y los morrales también de colores, mientras mas anaranjados, rojos o azul eléctrico mejor, porque así se distrae la gente. Algo así como: “ ¿ A ésta, qué le pasa? Y se les olvida lo que te iban a decir.

Captura de Tela 2021 11 27 às 01.59.42
Las carteras, como toda nuestra indumentaria son un reflejo de nuestro verdadero yo…

En fin, es posible que las carteras, los bolsos y los morrales, como toda la indumentaria, sean un reflejo de nuestro verdadero yo, y así tenemos a mujeres que adoran el rosado barbie y el brillo del satén hasta en el monedero, otras que no sueltan el dorado imperio, las que se desviven por el rojo  y las dark,  que llevan el negro  como algo muy íntimo y revelador.

En fin, que si usted  quiere saber los secretos de alguien, revísele  la cartera, o si no pued,e échele un ojito en un descuido, que descubrirá sus secretos más  íntimos,  igual que en las telenovelas.

Desde la prehistoria hay carteras. Ötzi, llamado “el  hombre de hielo” a quien encontraron perfectamente preservado  desde hace 5300 años en una montaña alpina, llevaba su cartera, una bolsa cilíndrica de corteza de abedul  colgada de su cinturón . Contenía un raspador, un perforador y  unas lascas de piedra para afilar cuchillos y flechas. A través de lo que llevaba en ese bolso, los arqueólogos  han descrito completamente la vida y milagros de Ötzi, que logró sobrevivir a 3210 metros de altitud hasta que alguien lo mató de un flechazo.

Así pasará  cuando nos encuentren a nosotras con nuestras  carteras llenas de perfumes, pinturas de labios , celulares , pastillas, dulces,  monedas, billetes, audífonos, billetes de metro  y memorias USB.

Lucy Gómez e1647642232444
Lucy Gómez Periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue jefe de redacción y de la sección política, de varios diarios de Caracas y Valencia, durante más de veinte años.
es experta en el cultivo de huertos de hortalizas y flores.
lucygomezpontiluis@gmail.com

de la misma autora

8

Leave a Reply