Gente que Cuenta

Baila la Cachuchita, por Manuel Pulido Azpúrua

Fanny Elssler en la cachucha de Le Diable boiteux. e1649937370826
Fanny Elssler
La cachucha de El diablo cojo
La cachucha es una danza española del siglo XIX, que se acompaña con guitarra y castañuelas. Es una variante andaluza del bolero.
Fuente: Wikiorg

Los chats de mensajería instantánea pueden ser útiles herramientas de comunicación cuando se emplean con criterio. Es el caso de uno al que pertenezco desde hace un par de años y que he tratado de contribuir, quizá exageradamente, abusando de la paciencia de sus brillantes miembros.

Baste decir que tiene un código casi caballeresco, entre cuyas normas está el hacer correcto uso del castellano, algo que agradezco desde que me incorporé al mismo, y que me ha forzado a escribir con mejor cuidado cada día, a pesar de mis naturales limitaciones. Lo que voy a relatar ocurrió en ese ambiente.

Un sábado por la tarde de un par de meses atrás, conversábamos de géneros musicales del Siglo XIX y surgió – lamento no recordar cómo exactamente – el término “cachucha” como pieza bailable. Uno de los miembros, doctorado en historia, mencionó los diarios de Sir Robert Ker Porter, quien dejó registrado que las hijas de Páez con Barbarita, Úrsula y Juana, bailaron para agasajarlo la cachucha y el bolero.

Entre una y otra cosa, yo les dije que había en mi familia una vieja canción para “bailar” a los bebés (¿Recuerdan el atuna-que-tuna-tuna?) que nos enseñó mi mamá, quien a su vez lo había aprendido de la suya, y que decía poco más o menos lo siguiente:

Baila la cachuchita,

Pepita y Carola.

Báilala ligerito,

que está la señora

Mientras lo ponía en el chat, al igual que cuando lo acabo de escribir, iba tarareando las estrofas, recordando las caras de tribulación de los gatos de mi casa cuando mi mamá los bailaba al son.

Gracias a las maravillas de nuestra época, un miembro del chat, musicólogo y generosísimo con sus conocimientos, compartió una cachucha de mediados del S. XIX en YouTube. Tenía la particularidad de haber sido una grabación temprana, la cual habían empleado para musicalizar la filmación de una bailarina clásica. Lamento no haber guardado el vínculo, pero les comparto este otro que tiene en esencia la misma música:

https://www.youtube.com/watch?v=Vp5rb6aIUjs

Cuando abrí el video esa tarde, oí con estupor la canción que tanto hacía sufrir a los gatos de mi casa. Luego de reírme un buen rato, y rehusarme al pedido de enviar una nota de voz con la cachucha familiar, el miembro musicólogo terminó cantándola, para luego hacernos ver lo importante de esta particular forma de transmitir por generaciones el conocimiento musical.

¡Imagínense: Se trataba de una pieza que debió haber circulado profusamente en los años treinta del siglo antepasado, que se había transmitido por su pegajosa melodía de boca a oído por al menos cinco generaciones durante casi doscientos años! Sin duda, esa tarde pudimos presenciar algo extraordinario.

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    8