Gente que Cuenta

Bolígrafo, Birome y Bic – Roberto Managau

Propaganda en la Revista Argentina “Leoplán” de 1945 promocionando el primer bolígrafo comercial, marca “birome”.

Durante la Segunda Guerra, diversas anotaciones eran hechas por las tripulaciones de los aviones militares durante los vuelos que se realizaron en aquel entonces.

Como las cabinas no eran presurizadas, el frío era insoportable y la tinta de las lapiceras se congelaba.

Los jóvenes de más de 70 años, deben recordarse del lápiz-tinta, aquel que mojado en la lengua dejaba la misma de color violeta, pero en el transcurso de los vuelos, y con el traqueteo de los aviones en acción, las puntas de estos lápices se quebraban.

Para resolver ese inconveniente, estaba el húngaro Lászlo Biró, periodista de profesión, que después emigró para Argentina al comienzo de la guerra, no sin antes patentar su invención en París, en 1939. Acostumbrado a escribir y desencantado con las lapiceras de tinta, Biró desarrolló el bolígrafo o “birome”, como se le conoce en Uruguay, Argentina y algún otro país del Cono Sur: un pequeño tubo con una tinta especial, una punta de metal en la extremidad con un minúsculo orificio dónde una bolita distribuía la tinta de manera uniforme, durante el trazo sobre el papel. Y así surgió la tal “birome”, formada de las sílabas de su apellido y la de su socio, Juan Meyne.

En los años posteriores, con la autorización y licencia de Biró, el francés Marcel Bich introdujo el bolígrafo en los Estados Unidos, perfeccionando el modelo original argentino y así nació la lapicera Bic, barata, simple y desechable, de las marcas más conocidas del mundo y fabricada desde entonces de a millones.

Biró no paró por allí y también inventó la máquina de lavar automática, el sistema del botón retráctil de las lapiceras, la caja automática de cambios para automóviles, entre otras cosas. El increíble inventor falleció en Buenos Aires en 1985.

Roberto Managau, uruguayo, reside en San Pablo desde 1982. Dirige un espacio de arte uruguaya y es apasionado por fútbol, guerras mundiales y algunas curiosidades de la historia.

del mismo autor

ler em português

Leave a Reply