Gente que Cuenta

Cómo parecer un intelectual (sin serlo) – Victorino Muñoz

Captura de Tela 2021 09 11 às 02.42.53

 

Si no entiende lo que le dicen… colóquese la mano en la barbilla y diga, mientras asiente: “eso es muy interesante, muy interesante”

Use el adjetivo dantesco cuando algo sea horroroso o kafkiano cuando algo sea difícil de comprender.

Si no entiende lo que le dicen, o están hablando de un asunto del que usted no sabe nada, colóquese la mano en la barbilla y diga, mientras asiente: “eso es muy interesante, muy interesante”, tantas veces como sea necesario.

Cuando alguien mencione películas como El último sello, El acorazado Potemkin, o libros como Ulises, diga “extraordinario”, mientras cierra los ojos, negando ligeramente con la cabeza. Aunque usted nunca las haya visto o leído; o lo haya intentado, pero no lo soportó hasta el final.

Pero si se refieren a poetas como Rilke o a novelistas como Proust, el término apropiado es “exquisito”.

Hable de películas como El último tango en París: es algo extraordinario, inefable (recuerde la mano en la barbilla) y apofántico (yo tampoco sé qué significa eso, pero suena profundo).

Busque listas de películas, libros, obras de arte, piezas de música clásica, nombres de compositores, pintores, escritores; apréndase algunos nombres. No tiene que leerlos ni verlos ni escucharlos. Y no se preocupe, lo más probable es que se reúna con gente que tampoco los conozca.

Si dicen Dante, usted dice: ah, El Dante (con énfasis en el artículo, porque ese será su aporte a la conversación).

Si alguien habla de cine, diga: Nada como Buñuel y luego calle, con cara de estar pensando en cosas profundas.

Repita conmigo: nunca una traducción podrá superar a la obra en su idioma original, nunca una traducción… (Hay otros clichés similares; luego los conoceremos.)

Cuando tenga que emitir una opinión, use circunloquios y un discurso lleno de metáforas que nada digan o que signifiquen cualquier cosa: es como el sentido oculto de la vida, la materia misma de los sueños, una plétora de sentidos, etc.

Los intelectuales, o los que quieren parecerlo, por lo general usan un detalle en la vestimenta; algo excéntrico, de preferencia vintage, por no decir demodé (por cierto, la palabra demodé es… interesante).

Cómprese una boina, una corbata de pajarita y un saco tipo tweed, una pipa; si es mujer, se recomienda una bufanda, aunque haga calor.

Acuda a cuanta inauguración de exposición y bautizo de libro haya en su ciudad; salude a todos como poeta o maestro (a algunos les parecerá extraño pero a otros les agradará, porque los halagos como el dinero, no importa si los merecemos, siempre son bien recibidos).

Captura de Tela 2021 07 22 às 18.22.55
Victorino Muñoz
valenciano, autor de Olímpicos e integrados, ganador del Concurso de Narrativa Salvador Garmendia del año 2012 y Página Roja, publicado en la colección Orlando Araujo en el año 2017.
Geczain Tovar

del mismo autor

8

Leave a Reply