News That Matters

Rafael Victorino Muñoz

De Murphy y celulares,<br/> por Victorino Muñoz
155c, Rafael Victorino Muñoz

De Murphy y celulares,
por Victorino Muñoz

Cuando borras un número que piensas que no vas a necesitar, al día siguiente será muy necesario comunicarse con esa persona. Continuación: La posibilidad de que por accidente se borre un número de la agenda es directamente proporcional a la necesidad que tenemos de comunicarnos con la persona. Corolario: Por alguna extraña razón, nunca se borran solos los teléfonos de las ex. No guardes un celular viejo pensando que podrás usar alguna parte como repuesto algún día. Corolario: tampoco la batería. Si el teléfono no ha sonado en todo el día, va a comenzar a repicar justo cuando estamos bajo la ducha. Corolario: Pero si estás esperando una llamada importante, no te quedes parado frente al teléfono. Va a sonar justo cuando entres al baño. Un mensaje que llega con retardo l...
El lector quisquilloso,<br/> por Victorino Muñoz
156b, Rafael Victorino Muñoz

El lector quisquilloso,
por Victorino Muñoz

Sé que la ficción es la ficción, y que leer una obra supone olvidarse un poco del mundo que nos rodea, pues por más que un relato guarde relación con la realidad del escritor o con alguna otra, lo que ocurre en la historia es un universo en sí, con sus propias leyes incluso. Claro que también uno distingue entre la ficción fantástica o maravillosa y la realista. Sé que, si se trata del primer tipo de relatos, no me extrañaría que alguien saliera volando de repente en alguna página. Y aun dentro de los de corte realista, si es algo completamente ficcional, no exijo tanta rigurosidad. Pero, cuando se comienzan a hacer precisiones históricas dentro del relato, hay que ser un poco más fieles, para evitar los anacronismos, ya sea de palabras o de hechos, que no se corresponden con la ...
Turismo interno,<br/> por Victorino Muñoz
154d, Rafael Victorino Muñoz

Turismo interno,
por Victorino Muñoz

Mientras mucha gente espera días feriados o de vacaciones para poder salir de la ciudad e ir a la playa, a Mérida, los Llanos o a donde les alcancen el presupuesto y la gasolina, yo espero el momento de poder disfrutar de mi ciudad a solas, y sentirla más mía.En fechas como esta salgo a caminar, me como un helado, me tomo un café; o no hago nada en particular, salvo deambular por aquí y por allá. Luego, aprovecho de andar por el centro, que normalmente es una barahúnda de carros, de motos, de gente de todo tipo: vendedores ambulantes y no tanto, los que dicen que te cuidan el carro, los que te venden baratijas inútiles, los que te piden sin más ni más o andan viéndote para quitarte algo sin pedírtelo...Todos ellos y muchos más no están. Y particularmente no está ese ruido infernal que hace...
Litera bla bla,<br/> por Victorino Muñoz
153b, Rafael Victorino Muñoz

Litera bla bla,
por Victorino Muñoz

Nunca me ha gustado tener conversaciones con esas personas que dan vueltas y vueltas para contar un asunto. Algunos parece que quieren adornarse y consideran necesario dar detalles que a la postre no hacían falta. Por eso tampoco me gusta la política.Me ha sucedido con este tipo de personas que, cuando comienzan a dar sus explicaciones, haciendo largos exordios y prolegómenos, yo me pierdo y divago. En una ocasión le preguntaba a una profesora experta en alimentación algo sobre el origen del café. Después de media hora, yo andaba como en las nubes cuando de repente escuché que decía:- Y ese es el origen del café…O sea, en algún momento respondió y yo no me enteré. No era la primera vez que me sucedía algo así. Pero me temo que no sea la última, porque tanto en la vida real como en la liter...
Universo apócrifo,<br/> por Victorino Muñoz
152c, Rafael Victorino Muñoz

Universo apócrifo,
por Victorino Muñoz

Para que los que no lo saben, apócrifo o apócrifa, referido a una obra, especialmente literaria, quiere decir que es “de dudosa autenticidad en cuanto al contenido o a la atribución”, según lo señala el diccionario de la Real Academia Española. Pienso que los que no lo saben deberían saberlo, dada la gran cantidad de apócrifos que abundan en estos tiempos: cartas que García Márquez nunca escribió antes de morir, poemas en los que Borges dice lo que haría si volviera a nacer, millones de citas de El principito (un libro que apenas llega a las 50 páginas), circulan sin parar por las redes. Hay gente que pregunta cómo sé que esos textos son falsos o que no fueron escritos por aquellos a los que se les atribuye. Pues, muy sencillo: porque yo sí leo, dejando la modestia muy lejos y mu...
La soledad del escritor,<br/> por Victorino Muñoz
151d, Rafael Victorino Muñoz

La soledad del escritor,
por Victorino Muñoz

Estaba presentando mi quinto libro, publicado (al fin) por Monte Ávila Editores. Digo al fin porque el libro estuvo algo así como tres años en proceso de lectura en la referida editorial. Se trataba de unos relatos; estábamos en la feria del libro que todos los años organiza la Universidad de Carabobo. La presentación estaba pautada para las 4:00 pm. Eran las 5:15 pm y en la sala seguíamos el presentador- mi amigo Francisco Ardiles- y yo, solos. A esta soledad contribuían la hora temprana (aún todos los que podían venir, incluida mi pareja, debían estar en sus trabajos) y el hecho de que estas cosas en realidad importan a pocos. También al lado había otra actividad: una conferencia dictada por un charlatán de la nueva era, que mezcla la autoayuda con los tópicos gerenciales y public...
150 atriles para una partitura,<br/> por Victorino Muñoz
150d, Rafael Victorino Muñoz

150 atriles para una partitura,
por Victorino Muñoz

Hace años, cuando estábamos tratando de hacerle resucitación cardio pulmonar a una revista que agonizaba, un amigo se burlaba diciendo que debíamos ponerle en el cabezal “año 10, número dos”.Aunque suene amarga la broma, eso da una idea del notable esfuerzo que supone mantener constancia en una publicación. No son pocas las ocasiones en que se logra sacar el primer ejemplar; pero luego queda allí la cosa, aumentando de manera alarmante las tasas de mortalidad infantil de las publicaciones periódicas.¿Cuánto esfuerzo y cuánto mérito supone, entonces, alcanzar la legendaria cifra de 150 ediciones? Es lo que estamos logrando hoy con esta entrega de Atril: la gente que cuenta ya tiene una buena cuenta de números en su haber. La verdad me quedo sorprendido pero estupefacto, como dice un viejo c...
¿Para qué tantos libros?,<br/> por Victorino Muñoz
149c, Rafael Victorino Muñoz

¿Para qué tantos libros?,
por Victorino Muñoz

Para quien no está familiarizado con el asunto, para quien no tiene en su casa una biblioteca personal, el ver y tener una buena cantidad de libros no produce más que desconcierto, ese mismo desconcierto que a tantas personas, cuando visitan mi casa, los lleva a exclamar: tú sí tienes libros, ¿para qué tantos?, ¿te los leíste todos?, te vas a volver loco leyendo, ¿piensas seguir comprando?, entre otras ingeniosidades. Aparte de la clásica respuesta, que no todos los libros son para leer, sino que algunos son para consultar, confieso que este y este y aquel de más allá y estos otros también que acabo de comprar, no los he leído. Esto los deja nuevamente perplejos: por qué compré más si hay varios que no he leído, por qué los acumulo. El asunto es sencillo, tiene que ver con la oferta...
Las malas hierbas,<br/>  por Victorino Muñoz
148c, Rafael Victorino Muñoz

Las malas hierbas,
por Victorino Muñoz

En una de las novelas de Milan Kundera, el personaje principal, apodado el poeta, tuvo como su primera frase de cabecera: La vida es una mala hierba. Aunque el autor no se preocupa por darle una interpretación muy precisa, según las acciones que tienen lugar en la historia, tal vez sea cierto.Sí. La vida es como una mala hierba. Pese a lo que podría pensarse, esto es un elogio; y es que tenemos que desagraviar a las malas hierbas, ya que no son tales, sino tal vez todo lo contrario.Para empezar, debemos quitarnos la idea de que hay un conjunto de plantas que deben ser llamadas por este nombre. Es decir, eso que denominamos malas hierbas constituyen una gran diversidad de especies, muchas de las cuales no tienen relación de parentesco entre sí, no son familia.Lo que sucede es que, en esa fo...
El controversial OJ,<br/> por Victorino Muñoz
147b, Rafael Victorino Muñoz

El controversial OJ,
por Victorino Muñoz

Ha fallecido Orenthal James Simpson, mejor conocido como OJ. Fue una superestrella del fútbol americano, que se hizo mundialmente famoso por su desempeño en el deporte y por otras razones no tan meritorias, de las que hablaremos acá. Para quien no lo sabe, en fútbol (soccer) y fútbol americano, se necesita lo que se conoce como fuerza explosiva. Es lo que permite a los jugadores y corredores de velocidad, entre otros, desarrollar toda la potencia posible en un intervalo corto de tiempo, al igual que esos vehículos que pasan de cero a 100 en cuestión de segundos. Ahora bien, en muchos de estos deportistas, también dichas explosiones se evidencian en el carácter. Y por ello no es OJ Simpson el único en el que la violencia pasa a ser la protagonista, dejando el deporte en un segundo...
Mi encuentro con Garmendia,<br/> por Victorino Muñoz
146c, Rafael Victorino Muñoz

Mi encuentro con Garmendia,
por Victorino Muñoz

He conocido algunos escritores importantes de Venezuela, de los que aparecen en la historia de la literatura. A Garmendia me lo encontré en el pasillo de la feria del libro de Caracas, no recuerdo el año (pudo haber sido entre 1995 o 1997, quizás). En esa época la hacían en la zona rental de la Plaza Venezuela. Él me saludó, creyendo reconocerme. Yo, a falta de otro apelativo, le dije:- ¿Cómo está, profesor?Él se sintió con confianza para confesar su preocupación y su apuro:- Bien. Chico, tengo que presentar ahorita este libro y no lo he leído. ¿Tú conoces a este autor?Casualmente se trataba de uno de los amigos con los que iba a encontrarme esa noche allí en la feria, para tertuliar un poco: un joven narrador (joven para la fecha), que formaba parte de una generación que parecía estar eme...
¿De verdad te pasó eso?,<br/> por Victorino Muñoz
145b, Rafael Victorino Muñoz

¿De verdad te pasó eso?,
por Victorino Muñoz

No han sido pocas las veces que alguien, al leer alguno de mis relatos, me ha preguntado si de verdad me sucedió a mí eso que estoy contando. Lo preguntan como con cierta vehemencia, como si de ello dependiera la aceptación definitiva de que les agradó, como si el juicio favorable estuviera en suspenso hasta aclarar si todo aquello es verdadero.(Recientemente me plantearon otra interrogante, más intensa y más graciosa acaso; me preguntaron si no me daba algo de vergüenza o temor exponer así, a la luz pública, situaciones más bien íntimas).De una manera u otra he tratado de responder queriendo pasar por una persona que tiene ideas elevadas (es duro esto de ser o parecer intelectual: siempre se tiene que dar una respuesta digna de un hombre de talento e ingenio, como decía de sí mismo aquel ...