Gente que Cuenta

El ángel de la guarda, por Lucy Gómez

Paul Klee Atril press 1 e1663970077531
Pau Klee
Ángel todavía femenino, 1939

Hay una figura entre psicológica y religiosa que me llama la atención, la de la buena conciencia que llamamos a veces ángel de la guarda.

Aparece en varias religiones, entre ellas las del libro: el cristianismo, el judaísmo y el islam. También en el paganismo. Es una presencia aparentemente externa, una buena influencia que nos guía en los momentos difíciles y nos hace avanzar entre las inmensas dudas que nos van asaltando antes de entrar en acción.

Cuando la creencia se ha perfeccionado en las personas y el ángel o los ángeles tienen presencia (se puede tener más de un Ángel de la guarda) se le consulta, con firmeza y precisión. Se le invoca, se planean cosas, se pide compañía y se le dan las gracias.

Se le representa, como en la iglesia católica, con grandes alas y túnica. O como entre los gnósticos, con cabeza de león y cuerpo de serpiente.

En todo caso, el agathodaemon, como lo llamaron los griegos, es una presencia benéfica y ellos le propiciaban, es decir le invocaban y le ofrendaban después vino y frutas. Evolucionó de la creencia en un dios benéfico que hacía que las cosechas fueran abundantes a la figura de un dios personal, que nos acompaña toda la vida y se manifiesta cuando lo necesitamos, que siempre da buena suerte, buena salud y sabiduría.

Esa presencia benéfica existe en todos nosotros. Tanto como la tendencia a no hacer nada, o a hacer daño.

Es la mejor versión de uno mismo, ese yo brillante, atrevido, bueno, que da y que sabe mucho, aunque no lo dejemos aparecer, agobiados por la desconfianza, la duda y la desesperanza.

Hoy me ayudó a escribir, como en tantas otras ocasiones. Ayuda a salir a trabajar, a hacer realidad los sueños, a no desconfiar, a triunfar. A persistir. Las invocaciones simplemente formalizan los pensamientos, les dan cuerpo.  Son un instrumento de nuestro mejor inconsciente para materializar ideas y deseos. Reces o no, ese ángel personal siempre estará allí. Mándale saludos y dale gracias de mi parte.

Lucy Gómez e1647642232444
Lucy Gómez Periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue jefe de redacción y de la sección política, de varios diarios de Caracas y Valencia, durante más de veinte años.
es experta en el cultivo de huertos de hortalizas y flores.
lucygomezpontiluis@gmail.com

de la misma autora

14

Compartir en

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!