Gente que Cuenta

El chino de Poleo , por Manuel Pulido Azpúrua

Mi amigo epistolar, el Dr. Tomás González, termina hoy de publicar en este medio su magnífica serie de artículos sobre el arte contemporáneo venezolano. Con ocasión de alguna de sus entregas, hablamos de los cuadros de Héctor Poleo y le conté una anécdota familiar de la casa de mis abuelos maternos.

Mi abuelo era amigo de la familia del pintor, y hacia 1935 el papá le ofreció un cuadro de su hijo que representaba a un chino en cuatro patas recogiendo arroz o legumbres en un prado verde.

Captura de Tela 2022 04 28 às 23.36.00

Como se trataba de un cuadro de un novel autor, a Poleo nunca le gustó mucho, y en varias ocasiones pidió cambiárselo por cualquiera de los que posteriormente había pintado ya como maestro nacional y mundialmente reconocido.

Sobra decir que mi abuelo declinó todas las peticiones; a él le gustaba mucho su cuadro, aunque fuera de un principiante.

Un día de visita en la casa de mi abuelo, Poleo hizo notar alarmado que el cuadro necesitaba una corrección en la pintura pues se le estaba cayendo. Ante una emergencia así, no quedó más remedio que permitir que el autor se lo llevara para hacerle los retoques necesarios.

La anécdota concluía en que Poleo había devuelto el cuadro con “el chino movido”, una acusación que repetía alterado mi abuelo cada vez que tocaba el tema, causándole a sus oyentes una mezcla de risa e indignación a partes iguales.

La historia pudiera haber terminado ahí, pero la vida da demasiadas vueltas.

En nuestra conversación sobre arte a la que me refería antes, Tomás envió una foto de un Poleo que había comprado hará unos cuatro años. Se llama “Paisaje de Gamboa”.

Tomás trata a sus cuadros como otros miembros de su familia y los restaura con ayuda experta de ser necesario. Por tal razón el cuadro de su foto es de una luminosidad y colorido que dan gusto.

Me tomó mucho tiempo y la ayuda de una de mis primas, que lo reconoció a la primera, para darme cuenta que el paisaje de Gamboa propiedad de Tomás ¡es el mismo chino de mi abuelo! Mi tía lo vendió poco antes de salir a otro país y el afortunado comprador fue mi amigo.

Captura de Tela 2022 04 28 às 23.34.51

Tomás en su restauración consiguió además por detrás del cuadro una escena de un bautizo bastante curiosa, posiblemente un estudio del pintor. O también podría ser un regalo secreto de Poleo, en pago por la tremendura de cambiarle el chino de lugar a mi abuelo.

Captura de Tela 2021 09 03 às 18.06.40
Manuel Pulido Azpúrua (Caracas, 1965) es Abogado por la Universidad Católica Andrés Bello y Máster en Administración de Empresas, Mención Finanzas, por la Universidad Metropolitana.
Se desempeña como consultor jurídico en empresas venezolanas.
Lector empedernido, mantiene en animación suspendida dos blogs “Gordon Blue” y “Wulebal”, además de tuitear con muy poca frecuencia como @noloven65.
Ha publicado textos en www.contexturas.org
noloven65@yahoo.com

del mismo autor

 

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    10