Gente que Cuenta

El desarraigo – Francisco Olivares

Inmigración italiana a Venezuela.
Fuente: La voce d’Italia

ler em português

Luego de año y medio de encierro por la pandemia, no pude rechazar la invitación a un encuentro en la casa de una gran amiga cuyo nombre siempre está acompañado de su sonoro apellido italiano entre sus amigos cercanos. Saltándonos el temor y el riesgo que significa un encuentro en estos tiempos difíciles nos encontramos finalmente en una acogedora casa del este de Caracas con rostros que ocultan la alegría del encuentro; pero de miradas brillantes que resaltan sobre las mascarillas.

Después de abordar los temas sobre los libros del momento, la inevitable referencia a la política, la supervivencia en Venezuela y las anécdotas de la vida en el encierro obligado, servir la segunda copa de vino y rasguñar las exquisitas “picatas” servidas por nuestra anfitriona, la vista me condujo hacia un pequeño baúl de madera muy antiguo con bordes metálicos de aproximadamente un metro de ancho. Una pieza muy bien conservada que obviamente insinuaba un profundo afecto hacia ese mueble del pasado. Encima reposaban fotografías que describían la historia familiar de origen italiano que evidentemente había iniciado el hombre que encabezaba el álbum.

El muy pulido baúl es cuanto pudo cargar el padre de mi amiga con lo que le quedaba de la vida que dejó atrás huyendo de Europa en aquellos años de hambruna y guerras. Así, el azar lo llevó al puerto guaireño de Venezuela, un país que no conocía ni en los mapas, pero lleno de esperanzas sin comprender que ese intrépido acto de atravesar el Atlántico lo llevaría a formar parte de la creación de una nueva generación de ciudadanos que se convertirían en una de las más preparadas y serían pieza fundamental en la creación de la naciente democracia venezolana que llegó a ser la referencia de nueva vida para miles de europeos.

Pero sobre ese baúl reposan también los rostros de sus nietos y bisnietos que ahora a mi amiga le ha tocado mirar en la distancia porque repitieron el ciclo de migrar a diversos destinos para no quedar atrapados en esta otra guerra del desaliento, de la incertidumbre o el dolor que sufre la otrora tierra de esperanzas.

Esta es una lección que los latinoamericanos y europeos no debemos pasar por alto. La historia que hemos vivido permite augurar que, algún día, Venezuela recuperará su democracia; pero, con la experiencia de haber conocido en carne propia a farsantes mesías que venden espejismos de igualdad para robarse todo un país y que ha llevado a los venezolanos a ser la segunda población más grande de desplazados en el mundo detrás de Siria.

Francisco Olivares

Periodista. Ha trabajado en diversos medios venezolanos dirigiendo equipos de investigación. Ha escrito varios libros que refieren al proceso sufrido por Venezuela estos 22 años como Afiuni: la presa del comandante; Los últimos días de Hugo Chávez, Las balas de abril y Las cuentas ocultas.

folivares10@gmail.com

Leave a Reply