Gente que Cuenta

El gigante y mítico André Leon Talley – Mayte Navarro

Captura de Tela 2022 01 20 às 03.00.18
André Leon Talley
(1948 – 2022)

Amaneció y cumplí con el ritual que me ha impuesto el teléfono móvil y mi propia curiosidad. La luz blanca penetró por la pupila como un puñal que de inmediato, en vez de achicarse se dilató, la causa, un titular me hizo sentir como si estuviese viendo la escena triste de una película: “André Leon Talley, el ícono de la moda, ha muerto”.

Recuerdo de inmediato su libro autobiográfico publicado a mediados de 2020,  The Chiffon Trenches, que resultó una narración sobre la vida de un hombre que si bien gozaba de una gran sensibilidad y de un inmenso talento, era dueño de una integridad y de una dignidad que le impedían fracasar.

Sin dudar ni un momento busqué su cuenta en Instagram y allí confirmé su deceso.  Una breve pero consistente biografía ratificaba su partida y se acompañaba de una fotografía que me hizo pensar que fue elegida por el propio André, pues  lo hace aparecer como una especie de semidiós sentado en su trono. La imagen en blanco y negro le sumaba un cierto aire mítico que subrayaba una de sus más pomposas batas, perfecta, sin arrugas, que lo cubría como una especie de manto real. Su mirada perdida, sin angustias, fija en el infinito parecía mirar algo que ya no estaba en la tierra.

André Leon Talley será recordado como el gran gurú de la industria de la moda, el hombre que no tenía que adularle a Anna Wintour porque su profunda cultura le permitía hablar de tú a tú con los superlativos del fashion y del arte. Su historial en Vogue lo testimonia. Se inició en la revista en 1983 y cinco años después ocupaba la dirección creativa para desempeñarse  luego  como editor general.

Pero no todo fue glamour en su vida pues tuvo una juventud con ciertas limitaciones, como la de cualquier chico afroamericano criado por su abuela. Como tantos otros, se enfrentó al abuso pero no sucumbió a él gracias a ese olfato innato para detectar lo genial, lo que le permitió que su color no fuera un hándicap, ni en la universidad ni en el despiadado mundo de la moda, donde reinó, hasta no hace mucho, la discriminación, contra la que luchó pues fue un gran promotor de los modelos de raza negra.

Si su cuerpo era gigante, rozaba los dos metros de altura, su inteligencia y memoria eran infinitas. Al combinarse con su cultura le permitieron tener un verdadero sentido histórico de la moda. Esa era la razón por la que generaba juicios consistentes. Sin lugar a dudas, la industria ha perdido a uno de sus baluartes, a una de sus mentes excepcionales.

André Leon Talley fue un hombre capaz de sobrevivir al racismo y a las desigualdades. Si su intelecto lo consagró como una de las voces más autorizadas, su imponente físico, que rayaba en lo mitológico y que cubría con excéntricas túnicas que cada vez consumían más telas,  lo hicieron inimitable.

Para quienes pretendemos escribir de moda con cierta profundidad siempre será un motivo de inspiración y una referencia, la razón no es otra que ésta, Talley ha sido uno de los pocos que ha tocado las entrañas de este mundo donde conviven la belleza, el  glamour y lo implacable.

Un buen viaje para André Leon Talley, quien también fue un hombre de fe.

Captura de Tela 2021 07 29 às 16.34.12
Mayte Navarro.
Comunicadora Social egresada de la Universidad Católica Andrés Bello, Caracas. Ha ejercido el periodismo en galerías de arte, en el diario El Universal, mantiene el espacio Madame Glamour en el programa radial Las entrevistas de Carolina. Escribe de moda, arte y estilo de vida.
mayte.navarros@gmail.com

de la misma autora

 

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    4