Gente que Cuenta

El gran comunicador, por Felipe González Roa

Las tropas nazis avanzaban de forma irresistible por Francia. En pocas semanas habían vencido las defensas de su enemigo y se aproximaban a una aplastante victoria….

4 de junio de 1940… Gran Bretaña temblaba, pero seguía de pie. Sólo horas antes de que lograran retirar a tropas inglesas y francesas que resistían en Dunkerque, Churchill hacía tronar su voz en la BBC. Solo quería, en aquellas horas, vencer el desánimo.

www.atril .press Winston Churchill
El Primer Ministro Británico, Winston Churchill en discurso desde la BBC en 1940

“Llegaremos hasta el final. Lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas. ¡Nunca nos rendiremos!”.

Nueve meses antes la guerra se había iniciado. A pesar de los intentos por apaciguar al dictador alemán, todo fue inútil. El 1 de septiembre de 1939 los nazis invadían Polonia. Hitler, exultante, no dudaba del triunfo.

www.atril .press Hitler en 1940
Hitler en 1940

“Estamos dispuestos a combatir contra quien sea, hasta el día en que sean reconocidos los derechos de Alemania. Después de la histórica expansión de las fuerzas armadas creadas por mí mismo, y por las que hemos gastado 80.000 millones de marcos, expreso la convicción absoluta de que alcanzaremos la victoria”.

A cada lado de la moneda, Churchill y Hitler fueron catalogados como grandes oradores. Ambos tenían la capacidad de insuflar el ánimo de sus oyentes, de hacerlos creer convenidos, de conmoverlos hasta el éxtasis. ¿Ejemplos de grandes comunicadores?

¿Qué caracteriza a un “gran comunicador”?

En cualquier manual se habla sobre la necesidad de aprender a manejar las emociones, tener capacidad de enfoque, aprender a escuchar, tener buena oratoria, un control sobre la comunicación no verbal, ser asertivo, y un largo etcétera.

¿Todo esto hace a un “gran comunicador”?

A lo largo de la historia, sobre todo a partir del siglo XX y la explosión de los medios de comunicación de masas (especialmente los electrónicos), se empezó a desarrollar una serie de técnicas para crear y difundir mensajes. Hay formas para hacer periodismo, para hacer publicidad y mercadeo, para hacer creaciones audiovisuales. La técnica se puede aprender, dominar, sofisticar.

¿Todo esto hace a un “gran comunicador”?

En todo libro de Teoría de la Comunicación puede leerse que la comunicación es descrita como un fenómeno estrictamente humano, a través del cual el hombre puede crear y recrear el mundo. Del latín communicare, comunicar significa “poner en común”.

Hoy, en el siglo XXI, en la era de Internet, redes sociales, teléfonos inteligentes y demás derivados, parece que se ha olvidado la relación entre la comunicación y la comunidad, la necesidad que tiene el hombre de construir puentes para conocer(se) y reconocer(se) en el otro.

Ni el entendimiento de las cualidades del comunicador ni el dominio de la técnica para comunicar convierten a alguien en un buen comunicador. La comunicación no debe ser entendida como un instrumento para satisfacer objetivos particulares que, a la larga, sólo la deforman y la conducen a los terrenos de la manipulación.

Más allá de las formas y de los colores, lo importante es el propósito de la comunicación. Lo relevante es aquello que descansa en el fondo: ser una herramienta que se oriente hacia al entendimiento, tal como tantas veces escribió Habermas.

Sólo el gran comunicador comprende que al querer realmente construir con el otro es que puede realmente edificarse a uno mismo.

Aunque se trate de las dos caras de la misma moneda, el gran comunicador será siempre sólo el que construye. El otro jamás podrá entender el sentido de la comunicación.

Captura de Tela 2021 08 04 às 13.25.37
Felipe González Roa es periodista, con 17 años de experiencia en la cobertura de la fuente judicial y de derechos humanos. Escribió para periódicos como El Universal, Notitarde de Carabobo y El Tiempo de Puerto La Cruz. Es especialista en Opinión Pública y Comunicación Política, y actualmente es director de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Monteávila
Jfelipegr@gmail.com

del mismo autor

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    9