Gente que Cuenta

Limonero baby, por Lucy Gómez 

Limonero baby www.atril .press
Cuando el vasito esté lleno de raíces, habrá que cambiar de maceta y   volverlo a hacer hasta que necesite un balde extra grande y fructifique. Desde la semilla al limón, hay un proceso de cuatro años.

Estaba esperanzada mirando el vaso que tenía en la mano, donde un tallito verde exhibía un par de hojas. Ya se imaginaba los limones que tendría el árbol, un limonero.  Aunque vive en un apartamento, un piso pequeño con escasa luz, ya se ha puesto de acuerdo con los vecinos del pasillo para dejar la planta afuera y que se alimente de sol todos los días.

Simplemente le sacó las semillas a un limón, las puso en un vasito de plástico, con la base agujereada y un poquito de tierra, lo regó y le germinó pronto, pero el proceso se puede hacer también metiendo las semillas dentro de los dobleces de una toalla de papel húmeda. Lo que hay que cuidar es que se quede así, hasta que las raicitas salgan, momento de pasarlas a una maceta pequeñita o al clásico vasito plástico de yogurt o gelatina.

Todo con temperaturas templadas o cálidas, porque las semillas no germinan si hace mucho frío. Luego que salga el primer par de hojas gran parte del trabajo está hecho. Sólo hay que buscarle su pedacito de sol, regarlo cuando la tierra esté seca y darle más comida, porque no se alimenta solamente de luz. También necesita nitrógeno, fósforo y potasio.

Así que, si quieren uno, a hacer compost, a comprar humus de lombriz o estiércol para que el limonero obtenga nitrógeno y consiga hojas y madera más fuertes. Además, hay regarlo con té de hojas de plátano cada quince días para que llegue la época en que tenga muchas flores de azahar y limones, que las conchas de los plátanos y los cambures tienen suficiente potasio para que florezca.

Cuando el vasito esté lleno de raíces, habrá que cambiar de maceta y   volverlo a hacer hasta que necesite un balde extra grande y fructifique. Desde la semilla al limón, hay un proceso de cuatro años.

Entretanto, a disfrutar de la planta que es perfumada y se puede despuntar para que quepa en un jardín de ciudad, bañándola de cuando en vez con una solución jabonosa para que no le caigan bichos, mientras llega el perfume envolvente de sus flores blancas y el del   primer limón, inigualable.

Lucy Gómez e1647642232444
Lucy Gómez Periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue jefe de redacción y de la sección política, de varios diarios de Caracas y Valencia, durante más de veinte años.
es experta en el cultivo de huertos de hortalizas y flores.
lucygomezpontiluis@gmail.com

de la misma autora

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    10