Gente que Cuenta

Oda a la ensalada rallada – Soledad Morillo Belloso


Existes desde épocas del Imperio Romano, tiempos aquellos de hombres con faldita o túnica. Entonces eras servida en mesas de plebeyos, patricios y grandes guerreros. Ayudabas a amainar el calor de los veranos. Calpurnia calmaba sus tristezas haciendo de ti compañía amorosa.

De origen honesto, ofreces un placer cándido, sin sobresaltos. Eso te hizo preferida de los modos austeros de doña Isabel, Reina de Castilla y señora también de otros reinos. Estás así en la historia de la catolicidad.

En otros mundos te hiciste compañía leal y sincera. Que así lo reflejan los registros de los señores indianos, que te servían tanto en platos de barro cocido como en aquellas cerámicas arreboladas.

Eres de yantares en palacios y casonas y también de hogares con posibles. Eres de pobres y ricos, de sibaritas y ermitaños. Te sirven en mesas de madera pulida vestidas con manteles bordados de hilo y sobre hoscos tablones de taberna.

Hija de la tierra labrada con honor, nunca sobras en el agradecer a Dios. Eres políglota. Existes en todos los idiomas. Siglos ha te hiciste planetaria. No sabes de distingos de pieles o confesiones, ni de bolsillos amables o crueles. Eres tú de buenos humores y presta siempre para bordar buenas compañías.

Se sabe que doña Isabel Preysler y don Mario Vargas Llosa, ese grande de las letras, gustan de tenerte en sus mesas como insigne acompañante de sus alimentos

Eres tú, oh ensalada rallada, la misma y con el mismo nombre, en pensiones y en restaurantes, en la Urdaneta y la Bolívar, en las playas y los pueblos. Eres tú, amiga rallada, nuestro amor y nuestro consuelo, nuestra risa y nuestra sombra.

Tú, oh divina, eres apreciada, amada, querida, deseada, respetada. ¡Salve, ensalada rallada! ¡Larga vida te deseamos los indignos mortales!

Soledad Morillo Belloso
Escritora, novelista, cuentista, ensayista, periodista, articulista.
soledadmorillobelloso@gmail.com
@solmorillob

de la misma autora

2

Leave a Reply