News That Matters

Soledad Morillo

Interesante encuesta, por Soledad Morillo Belloso
152a, Soledad Morillo

Interesante encuesta, por Soledad Morillo Belloso

En el portal Quora llama mi atención un título: “¿Qué pensamos mientras morimos? ¿Estamos conscientes de que estamos muriendo?”El tema me interesa. Abro para leer, esperando me desvele algunos misterios.  En el primer párrafo leo: “Según el "Informe Hannay", en el que se encuestaron a unas cinco mil personas fallecidas, parece ser que hay una ligera mayoría de personas que, cuando mueren, piensa si ha dejado cerrado el gas. Le sigue de cerca un elevado porcentaje de fallecidos a quienes les preocupa mucho si se han pagado todos los recibos del seguro de decesos, ya que les da miedo de que, por no haber pagado el último recibo, les metan en un ataúd de mala calidad, en el que puedan entrar los bichos una vez en la tumba. A otros les preocupa que su coche sea conducido sin la delicadeza con ...
No sé decirte cómo fue,<br/> por Soledad Morillo Belloso
150d, Soledad Morillo

No sé decirte cómo fue,
por Soledad Morillo Belloso

Sentada en la playa luego de una hora de caminar, un bolero viejo y gastado, de esos que en tiempos de mi juventud bailábamos en la tenue luz de las discotecas, suena en el parlante del chiringuito donde venden empanadas. Raro. Porque en los últimos tiempos, el ambiente musical de calle suele ser algún estridente reggaeton de letra que los modales y el buen gusto me impiden repetir. Lo curioso es que quien atiende en aquel puesto no es una “persona mayor”, lo cual justificaría la selección de aquel bolero. No. Es un hombre joven, de escasamente treinta. Me acerco. Me mata la curiosidad. Necesito descubrir por qué un joven escucha un bolero que hizo famoso Benny Moré y que data de tiempos de mis papás. Le pregunto: “¿Quién canta?”. “Mi prima, que está en Barcelona. Lo hace bien, ¿no?”, me r...
¿Lo puedo ayudar?, <br/>por Soledad Morillo Belloso
149c, Soledad Morillo

¿Lo puedo ayudar?,
por Soledad Morillo Belloso

Paseaba su mirada por el estante de cafés, perdido en un mar de marcas. A un acomodador le hizo una pregunta, en inglés. El chamo no entendía ni media palabra. Le hice señas al muchacho. Entendió que yo lo sacaría del apuro.  Can I help you? (¿Le puedo ayudar?), le pregunté a este hombre. Me dijo que era visitante, que quería comprar café para su hija.  Todo eso en un inglés de buenas formas y acento que delataba su procedencia de algún país no anglohablante. La escena no terminó en ayudarlo. Me invitó a tomar un café, ahí mismo, en la pastelería del mercado. Profesor, jubilado, de la Universidad Jagellónica en Cracovia. De Filología. Me lo dice y lo envidio. La Filología se ocupa de entender el significado de los textos y analizar su contexto literario y cultural. La Jagellónica...
A cada pueblo su Petare, por Soledad Morillo Belloso
95c, Soledad Morillo

A cada pueblo su Petare, por Soledad Morillo Belloso

"En Caracas, la gente mira hacia Petare (zona oeste), y sabe, sin que lo diga meteorólogo alguno, si va a llover" No es que la gente de los países con cuatro estaciones sea más inteligente que nosotros. Es que el clima les ayuda en la comunicación. Cualquier conversación con mi hermana que vive en Carolina del Norte comienza y casi siempre termina con el clima. Podemos tener problemas muy gordos, escollos insalvables, dolores atroces, pero ella impepinablemente me dirá la temperatura, los índices pluviométricos y en ocasiones hasta la velocidad del viento en nudos. Ahora que llegó la primavera en el hemisferio norte, varios minutos de nuestra conversa por WhatsApp serán invertidos, sabiamente, en hablar sobre el polen y los estornudos. Aquí en Margarita hay dos climas: llueve o ha...
Mujeres que escriben, por Soledad Morillo Belloso
70a, Soledad Morillo

Mujeres que escriben, por Soledad Morillo Belloso

Mujeres que escriben, por Soledad Morillo Belloso Una mujer acaba de ganar el premio Nobel de literatura. Una mujer se hizo con el premio Planeta. Una gallega recibió el año pasado el premio Jovellanos. Y la lista es larga. ¿Están escribiendo mejor las mujeres? ¿Será cierto eso de "entienden mejor a la Humanidad y a los signos de los tiempos? ¿Habrá llegado a las mujeres su "oportunidad "? No lo creo. Siento más bien que en muchos países las mujeres salieron de la cocina. No me griten. La frase es una figura literaria. Las mujeres no escribimos como los hombres. Es de elemental inteligencia entender que hombres y mujeres son (somos) distintos. En todo sentido. De allí que una cosa sea la equidad y otra muy distinta una pretendida igualdad. No se puede forzar a ser igual lo ...
Carta al intruso insolente, por Soledad Morillo Belloso
69c, Soledad Morillo

Carta al intruso insolente, por Soledad Morillo Belloso

Hace 169 días irrumpiste en nuestras vidas. A la calladita. Como los ladrones que se cuelan en una casa decente para robar cosas de mucho valor. Una vez adentro, aprovechaste la sorpresa que provocaste en dos buenas personas -porque eso somos mi marido y yo, dos seres humanos decentes- para desplegar tus malas artes. Nos amarraste de pies y manos y, frente a nuestra mirada atónita, arrancaste a romper, a ensuciar, a destruir. Te burlaste a mandíbula batiente de nuestra buena fe.Cual obsceno y procaz malviviente sin honor, rompiste la vajilla, manchaste la plata, doblaste la cubertería, hiciste jirones la lencería. Tomaste las ollas y las horadaste. Le arrancaste los botones a nuestras ropas y escupiste tu  hedor y tu podredumbre sobre nuestros pañuelos de algodón bordados con sedalina.Pero...
Los buñuelos de Pensamiento – Soledad Morillo Belloso
19a, Soledad Morillo

Los buñuelos de Pensamiento – Soledad Morillo Belloso

Buñuelos hay muchos. Del viejo y del nuevo continente. De yuca, de trigo, de maíz, de batata. Todos tienen algo en común: son como besos que viajan con el viento. Llevan un mensaje, un “te quiero” susurrado con dulzura. Son caricias de amor. Dicen que al comer un buñuelo cualquier rabia se apacigua, cualquier dolor se seda, cualquier angustia se calma. Para preparar sus buñuelos, Pensamiento comenzaba por quitarle la vena a la yuca que había sido salcochada por cuanto menos una hora en agua fresca con una pizca de sal. Luego, musitando suavemente una canción con su voz de jilguero trituraba esa yuca hasta que conseguía una masa suave y bien uniforme. Luego con sus suaves manos hacía bolitas perfectas, y las iba friendo en aceite bien caliente hasta que doraran. Las ponía en la ba...
¿Vale la pena? por Soledad Morillo Belloso
71b, Soledad Morillo

¿Vale la pena? por Soledad Morillo Belloso

Parece ser un renovado rasgo de estos tiempos un apego, rayano en el hedonismo, a la belleza, a la longevidad, a la idolatría por sí mismo. Es un comentario recurrente el "qué joven te ves", como si ello fuera un asunto meritorio. A ello se atribuye más relevancia que a la lista de logros intelectuales. Se habla más de lo bella que aún está Catherine Deneuve que de su notable y maravillosa carrera en películas.Hay una cierta obsesión, adicción más bien, a publicitar la vida. A diario las redes están inundadas de selfies. Cualquier razón es buena para usar el celular para narrar a todo color lo que se hace. Así sea lo más ridículamente trivial. La ganadora del premio Nobel de literatura tiene 82 años. Y el principal comentario al pie de miles de fotos publicadas refiere lo joven que luce. E...
Precisiones sobre el episodio de la bofetada,  Soledad Morillo Belloso
41a, Soledad Morillo

Precisiones sobre el episodio de la bofetada, Soledad Morillo Belloso

Hablan del golpe de Will Smith a Chris Rock, sin siquiera detenerse a hacer la distinción entre un golpe y una bofetada, gesto que en el lenguaje corporal históricamente tiene la connotación del reclamo por violaciones al honor.Si Will Smith, un hombre por demás corpulento, hubiera querido hacer daño físico, le hubiera propinado a Chris Rock un cerrado puñetazo y lo hubiera al menos dejado tirado en el piso y seguramente con algo roto. Una bofetada es un gesto distinto. Es un reclamo de honor. Y eso está en la historia de la humanidad. En tiempos pretéritos, se instituyó el guantazo. Y ello significa una expresión de protesta por alguna acción que mancilla  el honor. Chris Rock, que no pasa de ser un payaso insolente en estado de decadencia, no contento con la barbaridad irrespetuosa que s...
Retirarse antes de aburrir – Soledad Morillo Belloso
26a, Soledad Morillo

Retirarse antes de aburrir – Soledad Morillo Belloso

"Llueve, detrás de los cristales llueve y llueve..." -Joan Manuel Serrat Debe ser la canción que más me gusta de Serrat. Y cada vez que llueve, la tengo a flor de piel. La lluvia me hace pensar, reflexionar. Sobre lo que hemos perdido, sobre lo que tuvimos, sobre lo que dejamos destruir. Vivimos en un constante recordar. Nos hemos vuelto adictos al recordar es vivir. E inventamos bondad en esos recuerdos. Los adornamos y maquillamos. Conjugamos los verbos que comienzan con re: recordar, rehacer, recuperar, reiniciar. Nos refugiamos. Los más jóvenes están aburridos de la cantinela del pasado. Los que vamos envejeciendo enterramos el espejo y compramos el buscar fotos viejas a las que les hacemos cirugías con Photoshop. Así nos engañamos y engañamos. Nos negamos a la re...
La Olleta de Gallo de María Federación – Soledad Morillo Belloso
22c, Soledad Morillo

La Olleta de Gallo de María Federación – Soledad Morillo Belloso

Allá en tierras larenses, nadie preparaba la Olleta de Gallo como la serena María Federación. Que de las hermanas, ella era la que mejor sabía pasearse por los calderos y los fogones. Una vez al mes hacía esta delicia para obsequiarla al cura párroco. La Olleta de gallo es una sopa de origen español pero mudada a estas latitudes. Y vaya si en ella se nota la influencia de los hábitos criollos, pues incluye piezas de gallo, pequeños trozos de carne de res y cochino, vino dulce, verduras y especies. Aquel día de enero, María Federación hablaba con una prima, Jacinta, que vivía en Falcón, pero que  andaba de visita para pagarle una promesa a la Divina Pastora. A ella le explicaba con calma: -Para preparar la olleta de gallo necesitas, para el caldo, 1 gallo de 2 a 2,5 kilos, 1 li...
Leonardo me hizo palpitar, por Soledad Morillo Belloso
45b, Soledad Morillo

Leonardo me hizo palpitar, por Soledad Morillo Belloso

Da envidia, sana, pero mucha envidia. Y gusto, de ese que no se gasta ni se deshilacha.Cuando usted ve una serie, una película, una obra de teatro, quizás no se pasea por un hecho: todo comenzó con un escritor, aterrado, frente a un espacio en blanco. Da igual si es una hoja de papel o la pantalla de un computador. El miedo va desde el corazón hasta las puntas de los dedos. Uno teme lo que puede pasar. Y teme mucho más que transcurran minutos y nada pase.Las musas debieron estar de muy buen modo y ánimo ese día, esa tarde o esa noche en que Leonardo Padrón se plantó, con ese coraje para enfrentarse al miedo que solo sienten los valientes, y empezó a escribir "Pálpito".No voy a hacer spoiler y no voy a gastar ni una letra en revelar la compleja trama. No quiero arruinarle a usted que me lee...