Gente que Cuenta

Tiempos extraños estos… Ricardo Martins

Francisco Goya
El aquelarre, el arte de lo satánico y sombrío, 1819

ler em português

Vivíamos en una polaridad que podría llamarse saludable.

Derecha. Izquierda. El sueño del avance social. Acusaciones de corrupción. Lucha por los derechos laborales. Lucha en los tribunales contra las irregularidades en la administración pública.

A pesar de las oposiciones, íbamos avanzando. El juego político estaba funcionando. Había una sana alternancia de poderes políticos.

Había lo claro. Lo oscuro. Y el gris omnipresente.

¿Y que tenemos ahora?

Milicianos asesinados en Río de Janeiro. Policías militares exagerando sus acciones represivas en diversas regiones del país.

¿Acciones aisladas? ¿Coincidencias?

Descubrimos que todavía somos inmaduros en el juego político. Que estamos subordinados al

poder, sea cual sea.

Descubrimos que la lucha por los derechos sociales todavía atemoriza a los poderes constituidos.

Hay una polarización más radical. Más intrascendente.

¡Hemos llegado al punto en que los cristianos llaman mito a un simple mortal!

Vemos que todo este juego, esta dinámica, se convierte en una gran incertidumbre. Una incertidumbre que puede llevarnos a la certeza de romper este juego social y político.

Comenzamos a considerar los candidatos para las próximas elecciones. Pero en el fondo, dudamos de si habrá o no tales elecciones.

Suma las dudas sobre las instituciones creadas para preservar la democracia. ¿Son lo suficientemente maduras para tal choque?

Esta simple duda da miedo.

Históricamente, la pasividad institucional siempre llevó a grandes tragedias sociales y políticas.

¿Estamos al borde de una nueva tragedia?

Ricardo Martins, periodista e investigador, con trabajos para la Editora Abril, TV Cultura y Fundación Roberto Marinho.

ricardomarts@yahoo.co

Leave a Reply