Gente que Cuenta

El catalán necesario – Lucy Gómez

Campo catalán Joan Miró, 1924

Me inscribí en una tarde fría, en la oficina de una de las  escuelas  del pueblo.  La profesora me preguntó si sabía leer y escribir .  Le dije que sí, me hizo llenar un planilla y me dio el horario del ” inicial” de catalán.

Tenía la misma excitación de cuando escogí francés como idioma extranjero. Como mis amigos aprendían inglés  por necesidad,  mi escogencia  parecía  exótica  pero  me tenían cautivada el sonido y la poesía  del francés.

Desde entonces me he matriculado en unas cuantas clases de idiomas por impulso. Chino porque aprendía caligrafía y taoísmo, japonés porque ya que estaba en chino…inglés  porque ¿ quién estudia literatura inglesa y no sabe inglés? ¡Que horror!  Y así.

Esta vez no había nada de eso, en apariencia el puro interés por integrarse de la  diáspora.

Y entonces los vi y comencé a comprender porqué había llegado allí. A mí lado se sentaba una rusa con larguísimas trenzas falsas de colores, a quien le parecían de verano los días helados de invierno  y ansiaba volver a sus nieves; unas  niñas árabes,  con y sin velo, preocupadas por sus ” ayunos pendientes ” del Ramadán  – no sabía que se podía hacer eso- ,  varios negros africanos  de grandes ojos que se quedaban dormidos en clase porque trabajaban más de 12 horas diarias, una salvadoreña y una hondureña que también hacían  trabajo esclavo cuidando ancianas , dos hindúes, dos brasileños, un argentino y yo, que ni llevaba velo, ni iba  a la iglesia y que a la hora  de describir los días  festivos de mi patria, contaba las navidades rumberas de Caracas con el whisky and coca cola y el ron  como tragos preferidos .

Todos hablábamos de nuestras cosas en catalán machucado bajo la mirada de la profesora,  que nos ponía  al día en la historia  guerrera de su país.

Ahora, gracias a esas clases comprendo mejor lo cómico, lo trágico y lo ancestral.

Nuestros centenares de festivos y “puentes” , la  pasión  por la fiesta con baile, la noción de lo trágico, las desconfianzas instintivas, los tabúes, las maldades. Qué necesarias son para mí las clases de catalán! .

Lucy Gómez  es una  periodista venezolana, especializada en información  política, que  fue jefa de redacción e  información de varios diarios nacionales  desde los años ochenta  hasta 2015.  Publicó  en 2008 el libro ” El votante infiel” y desde  hace cuatro años vive en España, donde ha dado clases sobre huertos   urbanos y la conservación  de especies protegidas, una de sus aficiones.

Lucygomezpontiluis@gmail.com

1

Leave a Reply