Gente que Cuenta

El enigma del salón de ámbar – Roberto Managau

ler em português

Interior del Salón de Ámbar

A comienzos del siglo XVIII, la reina consorte de Prusia (parte de Polonia y de Alemania), Sofía Carlota de Hannover, susceptible a todas las disciplinas artísticas, intelectualidad y mecenazgo cultural, encomendó la reforma de una cámara de su palacio, de forma que fuera algo sorprendentemente sublime.

Los artesanos contratados para el trabajo decidieron usar para la decoración una resina fosilizada, translúcida, de color miel, y el resultado fue majestuoso: el salón fue todo cubierto por ámbar !!

Después del fallecimiento de la reina, la considerada octava maravilla del mundo en ese entonces, fue ofrecida de regalo al zar Pedro el Grande, quien la reubicó en un palacio próximo a San Petersburgo. La misma fue siendo ampliada durante su reinado y llegó a tener más de 6 toneladas de ámbar distribuídas en 55 m2.

"Después del fallecimiento de la reina, la considerada octava maravilla del mundo en ese entonces fue ofrecida de regalo al zar Pedro el Grande, quien la reubicó en un palacio próximo a San Petersburgo. "

Los años fueron se pasando hasta que sobrevino la Segunda Guerra Mundial y la Unión Soviética fue invadida por los alemanes en 1941.

San Petersburgo cambió su nombre para Petrogrado, después Leningrado y hoy nuevamente, San Petersburgo, padeció una cruel batalla de 900 días, de 1941 a 1944.

Los nazis, ávidos por las riquezas artísticas que descubrían en su avance, no dudaron en desmontar aquella cámara increíble y transportarla a la entonces ciudad alemana de Königsberg, (actual Kaliningrado, en Rusia).

A partir de allí, hasta hoy, la octava maravilla del mundo, desapareció sin dejar pistas, sin vestigios. Diversas conjeturas surgieron al respecto, que fue destruída durante la guerra, que fue desmembrada en partes, que está escondida aún, y que un anciano jubilado sabe dónde … Caso alguien tenga interés, el tesoro estaría enterrado en la ciudad de Wuppertal y las dificultades de excavación serían extremadamente onerosas …

Roberto Managau, uruguayo, reside en São Paulo desde 1982.

Es fanático del Fútbol, de la Segunda Guerra Munial, y dirige un espacio de arte uruguaya.

rj.managau@gmail.com

1

Leave a Reply