Gente que Cuenta

Bichos – Lucy Gómez

Mi relación con los bichos cambió.

Recuerdo cuando era inflexible. Ver un bicho – léase araña, cucaracha, mosquito, mosca – y atacarlo era un solo impulso. Cuando pequeña no había ratones en mi casa, pero aún recuerdo a mi madre montada en una silla, gritando porque un ratoncito mínimo corría por la habitación de la casa de alguien- debió ser la de una de mis tías. Eran más bien aullidos.

Después, cuando me interesó tener jardines, empecé a respetar a las orugas que se convertían en mariposas espectaculares al menor descuido. A las hormigas que nos hacen fortalezas al lado silenciosa e inexorablemente. A las abejas, que van succionando néctar de flores por un terreno equivalente a una cancha de fútbol en una sola jornada.

"Después, cuando me interesó tener jardines, empecé a respetar a las orugas que se convertían en mariposas espectaculares al menor descuido. A las hormigas que nos hacen fortalezas al lado silenciosa e inexorablemente. A las abejas, que van succionando néctar de flores por un terreno equivalente a una cancha de fútbol en una sola jornada."

Creo que fue con ellas con las que empecé a llevarme bien cuando descubrí que no les interesaba picarme, sino tomarse un poco de mi refresco y que moverse era la palabra prohibida.  Un humano protestó y se fue del grupo, molesto por mi “pendejada de loca” al dejarme rodear por tres abejas. Luego entendí que los locos somos nosotros, que creemos que el mundo gira a nuestro alrededor, cuando en realidad, con 200 millones de insectos por cada ser humano, podemos entender cuál especie va ganando en la carrera por la existencia.

Así que ahora, tanto porque me gustan como porque los respeto, no los espanto a menos que me amenacen muy directamente, ni los expulso de sus hábitats porque sí. Todavía no he llegado a lo de Mónica, que les dice educadamente:” Por favor vete”  ¡ y se van! . Tal vez porque me falta dominar el último escalón, el del amor. Ese que me susurra que son seres como yo, dignos de cariño y respeto, que su vida vale y que me enriquecen con sus colores, con su estructura, con sus zumbidos, con su trabajo. Que son mis bichos.

Lucy Gómez es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue redactor jefe y sección política de varios periódicos de Caracas y Valencia durante más de veinte años.
Lucygomespontiluis@gmail.com
7

Leave a Reply