Gente que Cuenta

Guacharaco – José Pulido

Tres hombres
Louis Schanker
1937

El 25 de diciembre, por la mañanita, venía uno con su bolsa de plástico al hombro. Los botes de basura ya estaban alborotados, pero él insistió y buscó.

Atrás venían dos más y uno de ellos gritó “¡epa!” y el primero se detuvo a esperarlos. El más flaco de los que avanzaban hacia el primer hombre tenía sangre seca en la cara. Los tres se juntaron con sus bolsas y se sentaron en la acera sin hablar.

Una señora salió de un edificio cercano con una bolsa y se acercó. Ella vestía una bata amarilla de flores anaranjadas. Su cabello lucía mojado.

La señora se detuvo a un paso de los tres hombres. El flaco con la cara manchada de sangre, se cubrió la frente con una mano joven y mugrienta.

-¿No te acuerdas de mí, Felipito? ¡Soy Amanda! -dijo la mujer. El muchacho miró hacia otro lado.

-No se acuerda… él no se acuerda de nada… -comentó uno de los dos que permanecía sentado en la acera.

La señora trataba de buscarle los ojos al muchacho, para que la mirara. Los segundos transcurrieron como si fueran fardos pesados cayendo en un pozo oscuro. Ella abrió la bolsa y les mostró a los hombres varias hallacas, unos trozos de jamón, un refresco grande y unos pedazos de pan.

-Repártanselos ustedes y traten de que Felipito coma… ¿Él no recuerda nada, de verdad? ¿él no sabe que vivía por aquí?

-No señora… él dice que se llama Guacharaco.

-Muchas gracias, doñita… -dijo el otro.

La señora trató de mirarle la cara más de cerca a Guacharaco.

-¿Cómo se aporreó? -preguntó angustiada.

-No sabemos, señora. Hoy apareció con la cabeza rota, pero no es mucho… -respondió uno de los hombres. La mujer se fue retirando poco a poco. Finalmente entró al edificio.

-Esa señora está más tostada que tú, Guacharaco… -dijo el hombre que había agarrado la bolsa.

-¿Tú conoces a esa señora? -preguntó.

Guacharaco negó con la cabeza. Desde el edificio, la mujer los veía irse empañados. Estaba llorando. Una mujer más anciana le llegó por detrás y se la llevó.

-Ése no es, Amanda… ¿hasta cuándo vas a seguir con ese empeño? -comentó la anciana. Amanda se estrujó los ojos y hundió varias veces el botón del ascensor.

Los tres hombres doblaron en la esquina. Guacharaco se detuvo. Señaló la bolsa y dijo:

-Esas hallacas son de ayer. Yo las conozco. Uno se las puede comer frías porque las hacen sin tocino…

José Pulido
Poeta, narrador y periodista venezolano. (Villa de Cura, Aragua, 1945). Reside en Génova, Italia. Fue director de varias revistas culturales y páginas de arte de los diarios venezolanos más importantes de los 80 y 90. Entre sus poemarios, Los poseídos fue Premio Municipal de Literatura 2000 . Tiene libros de cuentos , entrevistas y biografías , además de 8 novelas . Una de ellas ,El bululú de las ninfas (2007) fue Premio Miguel Otero Silva . Sus poemas están publicados en antologías de lengua española e italiana. Es finalista del premio internacional de literatura Pilar Fernández Labrador 2021, de Salamanca,España.
Jipulido777@gmail.com

del mismo autor

6

Leave a Reply