Gente que Cuenta

Héctor Cabrera, hombre que hechizó el Luna Park de Buenos Aires – Alejandro Moreno

Héctor Cabrera, el poeta de la canción

 

La noche del lunes 28 de septiembre de 1970, un grupo de unas diez monjitas está en Caracas frente a un viejo televisor. Rezan con una devoción y un fervor de tal fuerza y entrega que no hay forma ni manera de que lo que están pidiendo no les sea concedido.  Mientras tanto a unos cuantos miles de kilómetros de allí un muchacho del barrio el Guarataro está en su camerino del Luna Park, esperando nervioso su turno para salir a escena a cantar en el cuarto festival de la canción de Buenos Aires, que se lleva a cabo ahí en la capital argentina.

El cantante Héctor Cabrera ha tenido dos meses de preparación para aquel día. Está preocupado, desde niño ha sido asmático y teme que el clima bonaerense le juegue una mala pasada. Le ha prometido a su esposa que este será el último festival. Cada vez que ha tenido oportunidad de participar en estos festivales los nervios lo atacan y pasa días y noches sin comer y dormir bien.

La primera noche de aquel festival, el sábado 26 de septiembre, Héctor salió a enfrentarse por primera vez al jurado del festival. Cuando empezaron a sonar los primeros acordes de la orquesta de veintiocho músicos, hubo un buen augurio para el venezolano.

Cuando empezaron a sonar los primeros acordes de la orquesta de veintiocho músicos, hubo un buen augurio para el venezolano

La gente se sentía emocionada, todo iba bien para el muchacho del Guarataro.

Ese mismo año de 1970, el cantautor Gian Franco Plagiaro había viajado a Venezuela para ofrecer su canción “Las cosas que me alejan de ti” al cantante Héctor Cabrera. Pagliaro diría a Cabrera: “Che, Negro, con esta canción o ganás o vas en cana (la cárcel), las dos cosas te darán publicidad”. Todo parecía estar predestinado para que el cantante venezolano arrasara en el festival.

Llegado el momento, Hector Cabrera se montó en la tarima del famoso Luna Park. Era lunes 28 de septiembre de 1970 y ya todo estaba escrito. Mientras tanto en el barrio el Guarataro la gente seguía expectante la actuación de Héctor en sus televisores. Cuando Cacho Fontana leyó el veredicto del jurado el cantante venezolano se desmayó dramáticamente, cosa que ya era costumbre en él, y en el Guarataro se oyeron gritos de júbilo. Héctor Cabrera había ganado el cuarto festival de la canción de Buenos Aires, a partir de allí su carrera tomó un nuevo aire y Héctor siguió estando en la palestra unos cuantos años más.

Alejandro Moreno (Caracas, Venezuela, 1972) cantante, editor y escritor a ratos. Licenciado en letras UCV. Ha publicado los libros para niños El águila y la estatua y Juan Piroco care loco en la editorial el perro y la rana.
chuomago@gmail.com

del mismo autor

1

Leave a Reply