Gente que Cuenta

Hierbas, por Lucy Gómez

Bajo la tierra pasan infinidad de cosas. Conste que no estoy hablando en sentido figurado. A las personas, que siempre viven centradas en sí mismas y no atinan a imaginarse que nada sea más importante que lo que les ocurre, se les escapa que en este mundo hay seres infinitamente más pequeños que también tienen una vida, tan interesante como la que más.

Entre ellas están las hierbas, esas que pisamos sin darnos cuenta. Establecen relaciones e intercambios subterráneos que convendría tomar en cuenta.

habas atril
El haba es una das leguminosas cultivadas desde hace más tiempo. Se han encontrados vestigios de su cultivo en sitios arqueológicos del Neolítico.

Las hay sumamente interesantes, como las caraotas o frijoles. Nos alimentan y también alimentan el suelo. Después de que se siembran, tanto ellas como sus primas, las demás leguminosas, como vainitas o judías, tirabeques, guisantes y toda la familia, dejan el suelo enriquecido con un elemento que existe en toda la atmósfera pero que las plantas no pueden sintetizar, el nitrógeno, que les es primordial para crecer, tener tallos y hojas fuertes.

Como será, que la producción química e industrial de nitrógeno y otros elementos necesarios para que crezcan, fue uno de los pilares de la Revolución Verde, que con la mejor de las intenciones combatió el hambre mundial, aumentando la producción de vegetales en el mundo entre los años 40 y 70 del siglo pasado.

Dejó suelos empobrecidos, poblaciones centradas en el consumo de cereales que inflan más que alimentan, ganado y aves de carne poco nutritiva por consumir cereales de baja calidad. El hambre mundial disminuyó a un costo muy alto.

Las hierbas a las que me refiero, las leguminosas, tenían la solución al problema. Hay unas bacterias en el suelo a las que dejan penetrar en sus raíces, donde forman nódulos, unas bolitas. Establecen una relación simbiótica, ya que esas bacterias que necesitan azúcares, las toman de la planta porque son un producto de la fotosíntesis. A cambio transforman el nitrógeno del aire haciéndolo accesible a la planta,  que lo necesita para crecer.

No importa que la hierba muera, porque cuando la arrancan sus raíces ya  han retenido el  nitrógeno y lo dejan en el suelo. Lo que sembremos  después se alimenta sin necesidad de químicos.

Eso se  llama abono verde. No sólo se produce al sembrar vainitas, tirabeques o guisantes. El trébol,  que se llena  de flores  de colores, es de la misma familia, como la alfalfa. Así que basta sembrarlas, dejarlas florecer,  para que  el jardín se vea más bonito, cortarlas luego  y dejarlas en el terreno. Todo lo que siembres después,  tomates, maíz, pimentones, lo que quieras, tendrá  a mano  su comida,  el nitrógeno esencial.

La revolución  verdadera siempre estuvo ahí, consistía en tomar en cuenta las alianzas secretas, esas que se establecen  bajo tierra.

Lucy Gómez e1647642232444
Lucy Gómez Periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue jefe de redacción y de la sección política, de varios diarios de Caracas y Valencia, durante más de veinte años.
es experta en el cultivo de huertos de hortalizas y flores.
lucygomezpontiluis@gmail.com

de la misma autora

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    2