Gente que Cuenta

La menta y la hierbabuena, por Lucy Gómez

Menta www.atril .press
Los romanos antiguos y los egipcios de las pirámides la usaban contra el dolor de estómago y las enfermedades del hígado.

Hay una gran familia en el mundo vegetal, la de la Menta. Son hierbas de tallos de sección cuadrada en vez de redonda, que tienen pelitos, flores en espiral y la costumbre de expandirse a costa del espacio de los vecinos.

A ella pertenecen la menta y la hierbabuena. Además, la salvia, el romero, el tomillo y la ortiga. Son ocho mil especies diferentes.

La menta y su prima la hierbabuena se hicieron famosas desde la antigüedad, cuando había sobre su origen leyendas tipo telenovela, como esa de que el nombre viene de una ninfa que era amante de Plutón, el dios de los infiernos y el mundo subterráneo, antes de que se encaprichara por Proserpina, la diosa de la primavera. A ella la raptó, se la llevó a su palacio, pero todavía se seguía viendo con la ninfa Mintha, hasta que Proserpina se enteró y furiosa la convirtió en hierba.

Uno de los derivados de la menta, el mentol, era conocido en Oriente por chinos y japoneses en 2000 a.C.  Los romanos antiguos y los egipcios de las pirámides la usaban contra el dolor de estómago y las enfermedades del hígado.

Hoy, el té de hierbabuena es una bebida tradicional de los países árabes, símbolo de hospitalidad y cortesía. Mientras en el Reino Unido, el cordero a la Menta es plato típico de navidad.

Es referente también en licorería por el Peppermint frappé, esa bebida dulce con mucho hielo picado, que dio nombre a la película dirigida por Carlos Saura, protagonizada por Geraldine Chaplin en los lejanos sesenta.  Es que la carrera industrial de la menta ha sido imparable:  inundó los supermercados con sus chicles, jarabes anti-tos, caramelos, tés, refrescos, cremas dentales, geles antiacné, enjuagues contra el mal aliento, inhaladores, cremas de afeitar, bálsamos, aceites…

A las mentas habría que tenerlas en casa. Si se deciden, es facilísimo, porque se reproduce por pedazos de tronco de unos diez centímetros, con hojitas, que tras unos días en un vaso con agua empiezan a enraizar.

Pero les advierto: cuando la traspasen a una maceta, ese tallo seguirá creciendo de lado. Producirá varios brotes con yemas, sus estolones, de donde crecerán más mentas. Razón por la cual recomiendo que le regalen una maceta a ella sola, porque si la dejan con otras plantas las rodeará y las ahorcará.   Háganlo incluso si la traspasan a una jardinera o a un patio. Entierren la maceta a nivel de tierra para que contenga  los instintos aniquiladores de esa hierba  que huele de maravilla.

Lucy Gómez e1647642232444
Lucy Gómez Periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fue jefe de redacción y de la sección política, de varios diarios de Caracas y Valencia, durante más de veinte años.
es experta en el cultivo de huertos de hortalizas y flores.
lucygomezpontiluis@gmail.com

de la misma autora

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    2