Gente que Cuenta

La soledad es un arma candente – Ricardo Martins

Edward Hopper
Pueblo carbonero en Pennsylvania
1947

ler em portugês

Mientras me sumergía en algunas pinturas de Edward Hopper, me encontré pensando en la soledad. Al ver gente solitaria a la luz del sol, sentí que la soledad puede ser, parodiando el título de una canción de los Beatles, un arma candente.

No tiene por qué ser fría, distante o angustiosa.

Me gusta la soledad.

Me gusta poder, en algunos momentos de mi vida, rechazar la presencia de un ser humano. De dejar de ser un individuo social. De tener la dulce ilusión de no pertenecer a un rebaño.

Aprecio los momentos de soledad cuando siento mi dolor solo. Que enfrento mis tormentos y mis alegrías. Mis fracasos. Mis placeres. Aprecio escuchar la ausencia de una voz. No tener que justificarme.

La soledad me permite escuchar el ruido de mi cuerpo. El silencio de mi cerebro. El ruido del mundo

Agradezco no tener que fotografiar mis buenos momentos, mi plato de comida, como si fuera un triunfo tener que comérmelo.

La soledad no me obliga a revelar a los cuatro vientos lo que hago. Lo que leo. Lo que pienso. A dónde voy. Lo que hice. O lo que haré.

La soledad me permite escuchar el ruido de mi cuerpo. El silencio de mi cerebro. El ruido del mundo. Los tormentos que me angustian.

La soledad me permite observar. Analizar. Evaluar.

La soledad de sentirse victorioso o derrotado, sabio o ignorante.

La soledad tiene libertad. Hay desapego. Tiene escape. Tiene autoconocimiento.

En la soledad no hay dioses. En soledad somos los únicos responsables. Creadores y criaturas.

En la soledad existimos en plenitud total y solitaria. Completo y único … gratis. Por un momento.

Ricardo Martins, periodista e investigador, con trabajos para la Editora Abril, TV Cultura y Fundación Roberto Marinho.
ricardomarts@yahoo.co
ricardomarts@yahoo.com.br

del mismo autor

2

Leave a Reply