Gente que Cuenta

Las señoras de la FEB – Roberto Managau

Fonte: Portal da Força Expedicionária Brasileira
O Corpo de Enfermeiras da FEB designado para servir em um dos vários hospitais americanos. 16º Hospital de Evacuação, Pistóia-Itália. 10/03/45 (Acervo da Associação dos Ex-Combatentes de Brasília).

Mucho se ha dicho sobre los esforzados soldados que formaron parte de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB) durante la Segunda Guerra Mundial, pero poco se comenta sobre las mujeres que contribuyeron auxiliando esas tropas. Muchas participaron directamente y otras fueron también recordadas de una forma muy peculiar por los soldados.

La FEB que partió hacia Italia en aquellos días y desembarcó en Nápoles en varios grupos, estuvo formada por 25.334 soldados. De estos, 443 cayeron en combate hasta el final de la guerra.

Y 67 enfermeras brasileñas voluntarias bien preparadas, formaban parte del pequeño ejército, ejerciendo la humana profesión en un mundo desconocido, en un terreno caótico, predominantemente masculino y todavía militar, pero imponiéndose con respeto y dedicación en los hospitales de campaña.

El desempeño y la autoafirmación de estas mujeres en una situación inusual, permitió luego ampliar los conocimientos en el ejercicio de esa profesión en el Brasil provinciano de entonces. Una de ellas, la la Mayor Elza Canzação, es la mujer más condecorada de Brasil con más de 200 medallas, siendo la “Medalla de Campaña”, la más recordada.

En el corazón de los soldados brasileños en Italia, quedó el recuerdo de madres, hermanas y novias, que permanecieron ansiosas en el Brasil

Pero las mujeres no sólo estaban físicamente allí. En el corazón de los soldados brasileños en Italia, quedó el recuerdo de madres, hermanas y novias, que permanecieron ansiosas en el Brasil y cuyos nombres fueron estampados en vehículos de combate y camiones de transporte, cuidados con extremo celo, como … ¡señoras! El Jeep “Liliana” aún sobrevive en un museo en Río de Janeiro. Había “Macaca” y “Delourdes”, “Martinha”, incluso un “Osvaldinho” y un “Avante” y muchos otros, como los que los aliados olvidaban en algún rincón con la llave en el encendido, y eran fácilmente “llevados” por los soldados al campamento brasileño, donde prontamente eran pintados en la carrocería, con la Cruz del Sur y la palabra Brasil ! Pero esa es una otra historia.

Roberto Managau, uruguayo, reside en São Paulo desde 1982. Es fanático del Fútbol, de la Segunda Guerra Mundial, y dirige un espacio de arte uruguaya.

rj.managau@gmail.com

del mismo autor

ler em português

1

Leave a Reply