Gente que Cuenta

Los Cocos – José Pulido

 

 

Captura de Tela 2021 12 10 às 20.03.34

 

Con una velocidad casi mecánica, Artemio corta los cocos que va sacando de un congelador. Por puro reflejo, hace girar el coco como un balón, en la palma de la mano izquierda; acto seguido, lo coloca sobre un tronco, asesta el machetazo certero en la punta, y se escucha el ¡glug! del agua que se agita en el interior. La fragancia dulzona del agua de coco es una de las esencias naturales del trópico. Los clientes hacen cola para probar ese líquido maravilloso.

La esposa de Artemio se encarga de cobrar, pero también es ella quien corta los cocos durante los escasos momentos en que su esposo se ausenta.

-Yo no descanso: vendo cocos hasta la caída de la tarde, cuando se acaban los clientes- aclara Artemio. Por allí pasan las mujeres más hermosas del mundo, vestidas levemente por centímetros de tela.

Artemio tiene los ojos atornillados a su rutina, a su papel de verdugo de cocos fríos y es normal que no se descuide porque podría perder los dedos de un machetazo mal dirigido.

-Estamos trabajando muy duro porque queremos ahorrar para viajar y conocer Europa- expresa, buscando la mirada de su esposa.

En estos comienzos de siglo nada supera el turismo como negocio integral: la gente que vive en el frío quiere conocer el calor; los habitantes de los desiertos tienen la ilusión de caminar en las selvas; los montañeses anhelan la amplitud de la llanura; los ciudadanos que viven en rascacielos, cierran los ojos y ven una isla asoleada y atestada de cocoteros.

Artemio, cortando limpiamente los cocos con su afilado machete, no está fuera de lugar. Atiende gentilmente a los turistas y hace muy bien su trabajo.

-Deme uno, por favor- pide una muchacha, evidentemente escapada de un almanaque. Con su vista baja, Artemio apenas mira un trocito de muslo bronceado. ¿No va a levantar la cabeza y a contemplar ese milagro? ¿Es tan importante para él trabajar sin perder tiempo? Quizás, pero a lo mejor también figura entre sus planes no molestar demasiado a la silenciosa y desencajada mujer, que hunde sus dedos implacables, feroces, como sacándole los ojos a las teclas de la caja registradora.

IMG 46879E6B84BB 1
José Pulido
Poeta, narrador y periodista venezolano. (Villa de Cura, Aragua, 1945). Reside en Génova, Italia. Fue director de varias revistas culturales y páginas de arte de los diarios venezolanos más importantes de los 80 y 90. Entre sus poemarios, Los poseídos fue Premio Municipal de Literatura 2000 . Tiene libros de cuentos , entrevistas y biografías , además de 8 novelas . Una de ellas ,El bululú de las ninfas (2007) fue Premio Miguel Otero Silva . Sus poemas están publicados en antologías de lengua española e italiana. Es finalista del premio internacional de literatura Pilar Fernández Labrador 2021, de Salamanca,España.
Jipulido777@gmail.com

del mismo autor

7

Leave a Reply