Gente que Cuenta

Los extraños juicios medievales 5

Todo lo anterior puede parecer increíble, pero es un hecho que la mente medieval consideraba a todo ser irracional responsable de sus actos y basaban tal consideración en un precedente antiquísimo que aparece en la biblia. En el libro del Éxodo XXI, 28, se lee lo siguiente: “Y si un Buey cornease a un hombre o una mujer causándole la muerte, tal Buey debe ciertamente ser juzgado y muerto a pedradas”. Platón _ en su libro…”Las Leyes” prescribía que, si “Alguna bestia de carga u otro tipo de animal matase a alguien, los parientes del difunto pueden procesarle por asesinato”. Los perros atacados de mal de rabia o hidrofobia no podían alegar locura en descargo de sus actos y así por cada persona que mordieran se les mutilaba una oreja, luego la cola y seguían las cuatro extremidades hasta que finalmente mataban al pobre animal. También se utilizaban aparatos de tortura para martirizar a las indefensas bestias cuyos chillidos de dolor eran interpretados por las mentes medievales como confesión de sus faltas.

En medio de este sombrío panorama no faltan casos divertidos, como el de un hombre que, al ser acusado de asesinato dentro de su casa, presentó como testigos a su favor a un perro, un gato y un gallo de su propiedad. Al declarar bajo juramento que era inocente, no fue contradicho por ninguno de los animales que vivían con él y esto convenció a las jueces de su inocencia por lo que lo dejaron en libertad.

4

Leave a Reply