News That Matters

NIU

Londres, Boston, New York. Niebla, melaza y monos. New York – Rafael Sylva
30a, NIU

Londres, Boston, New York. Niebla, melaza y monos. New York – Rafael Sylva

En ediciones anteriores publicamos los casos de la neblina en Londres y de la melaza de Boston. Hoy presentamos el caso de New York. Nuestro último caso nos lleva hasta Nueva York, donde la paz más completa reinaba en el cuartel de bomberos de la calle Fulton un día de verano de 1946. De repente un fornido bombero que jugaba al ajedrez con un compañero quedó como petrificado mirando el poste de bronce por el cual se deslizaban para llegar al piso bajo. Ante la pregunta de su compañero, el bombero, con voz alucinada y ojos que casi brotaban de sus órbitas, le contestó: "Acabo de ver cinco monos que bajaban de la azotea por el poste, y uno de ellos llevaba una pelota". Mientras ambos bomberos incrédulos se miraban las caras, sintieron que en la sala de baño, se abrían de un ...
Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos – Rafael Sylva
28a, NIU

Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos – Rafael Sylva

Tres grandes ciudades, tres gigantescos conglomerados con millones de seres y de vidas que pulsan, ríen, sufren. De cada una de estas ciudades vamos a narrar un hecho insólito y poco conocido que ha pasado a enriquecer el rico caudal de anécdotas que forman parte de su historia menuda. La semana pasada reseñamos lo ocurrido en Londres en 1952. Esta semana hablaremos de la melaza en Boston de 1919. Boston en 1919, aunque no la gran metrópolis que es hoy día, era una gran ciudad, y gran parte de su importancia se debía a ser uno de los principales puertos de los EE.UU. Fue por esa época, ya lejana, que ocurrió uno de los más curiosos e insólitos sucesos en la historia de esta aristócrata cuna de la revolución norteamericana.        ...
Boston, Londres, New York – niebla, melaza y monos  II Boston
NIU

Boston, Londres, New York – niebla, melaza y monos II Boston

En esa mañana del 5 de enero de 1919, un agente de policía, llamado Francisco McManus, se encontraba haciendo una llamada de rutina a la comisaría principal, cuando de repente sintió un tremendo ruido; sordo y resquebrajeante. Al voltear, vio espantado que por una de las principales avenidas de la ciudad venía un gigantesco torrente de algo que parecía una espesa lava marrón, desbaratando y llevándose todo lo que encontraba a su paso. La gente y los vehículos corrían aterrados delante de la crecida, para evitar ser arrollados y ahogados por el espeso torbellino. Al mismo tiempo el conductor del tren elevado urbano que doblaba una curva con dirección al norte, vio espantado cómo un tremendo río de una substancia viscosa barría las calles y al llegar debajo de la plataforma del elevado la...
Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos  III Boston
NIU

Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos III Boston

Escenas muy similares aterrorizaron a todos los que se encontraban en esa zona de Boston aquella increíble y trágica mañana. ¿Qué fue lo que causó semejante inundación? Pues bien Boston, como importante puerto de mar, era el punto donde llegaban los grandes embarques de melaza provenientes del Caribe y las Antillas y que servía a los bostonianos para elaborar su ron.Tales cantidades de melaza, eran almacenadas en un depósito gigantesco, un enorme tanque de acero, con 15 metros de altura y 86 de circunferencia. Este voluminoso tanque, lleno hasta desbordar de melaza, espesa, obscura y muy olorosa, era ese día de enero, algo así como una aromática y dulzona bomba de tiempo que estaba a punto de explotar. Parece que la fuerza de tantas toneladas del líquido, ejerció una presión tan insoportab...
Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos IV Boston
NIU

Boston, Londres, New York. niebla, melaza y monos IV Boston

Fue tan violenta la explosión del tanque al romperse, que una de sus secciones de 37 metros cuadrados y 2 toneladas de peso, fue lanzada a más de 55 metros de distancia donde cortó en dos uno de los gruesos pilares de acero del tren elevado. Entre los casos más curiosos, está el de un sorprendido ciudadano de Boston, el cual huyendo de la creciente, fue alcanzado por ésta y al trastabillar y caer, en lugar de ahogarse en la viscosa y dulzona corriente, cayó sobre una mesa de madera que flotaba sobre ella y tripulando su improvisada nave, viajó con el espeso río hasta llegar al mar de donde fue rescatado por el buque de guerra Pawnee, pegajoso y empapado pero vivo. Fue sólo en la tarde que el terrible torrente se detuvo, la melaza comenzó a estancarse y entonces comenzó la pesadilla....
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos – Rafael Sylva
27a, NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos – Rafael Sylva

Tres grandes ciudades, tres gigantescos conglomerados con millones de seres y de vidas que pulsan, ríen, sufren. De cada una de estas ciudades vamos a narrar un hecho insólito y poco conocido que ha pasado a enriquecer el rico caudal de anécdotas que forman parte de su historia menuda. Esta semana les entregamos el relato de Londres.
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos II
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos II

Entre las cosas más características de Londres está su niebla. Los antiguos romanos llamaban a Inglaterra "el país de la niebla" y los ingleses, como es lógico, la aceptan con la misma flema con que han tolerado todas las calamidades que les han acaecido a través de la historia. Pero es indudable que hasta los ingleses perdieron la calma en diciembre de 1952, cuando descendió sobre Londres lo que se conoce como "La niebla del siglo".
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos III
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos III

Todo comenzó en la tarde del día jueves 4 de diciembre, y al principio, sólo era una bruma blancuzca algo más densa que la corriente, pero poco a poco, los transeúntes que se fijaban, se daban cuenta de que a duras penas se podían ver los pies y al encontrarse con otras personas, a éstas solamente se les veía la cara como flotando en la espesa niebla; por otra parte las calles tan familiares, adquirían un aspecto extraño y fantasmal. Todos consideraban sin embargo, que era sólo una niebla espesa y que al día siguiente amanecería más despejado. Pero no fue así, pues en la mañana, la capa de niebla era más densa y más húmeda y un extraño silencio comenzó a amortiguar los ruidos cuotidianos de la ciudad. Los vehículos particulares y de transporte a duras penas se movían a tres kilómetr...
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos IV
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos IV

  En la tarde del día viernes, las autoridades alarmadas, declararon a Londres en emergencia, pues la niebla, lejos de levantar, se iba haciendo cada momento más densa y pesada. Los choferes abandonaban los vehículos en la calle y así el tráfico que no se movía terminó por trancarse casi totalmente. Se dio el caso curioso de aviones que lograron aterrizar en el aeropuerto de Londres gracias al radar, pero al tratar de llegar al punto de desembarque de pasajeros, no lo pudieron hacer debido a la niebla. Hubo hasta un avión que se extravió en esta forma y el grupo que se envió a localizarlo, también se perdió en la niebla.
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos V
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos V

Para el día Sábado estaba reservado lo peor, gracias a la acción del humo en las fábricas, que tiñó la niebla de un feo color obscuro, casi negro, lo que sí redujo la visibilidad a cero absoluto. Entonces comenzó el pánico, la gente propensa a la bronquitis y al asma, comenzó a sentirse asfixiada en la niebla, otras personas sufrieron ataques de nervios al encontrarse envueltos en ese blanco sudario pues sentían que el corazón no les funcionaba, faltándoles el aire. Otros sentían la terrible desesperación de estar ciegos e indefensos en la gran ciudad. Se dio el caso de gente que caía al río Támesis y al pedir auxilio, no se les podía ayudar debido a que no se veía absolutamente nada.
Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos VI
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos VI

  En este mundo increíble y aterrador de la niebla, algunos dieron rienda suelta a sus bajos instintos y comenzaron los asaltos, los atracos, el saqueo de las tiendas. La policía, completamente impotente, nada podía hacer y la ciudad de Londres fue presa del terror. Luego para agravar la situación, comenzó un frío intenso y mucha gente que, desorientada vagaba por las calles, terminó muriendo a la intemperie. En medio de este panorama aterrador, se sabe de un episodio increíble; un grupo de fanáticos de la ópera, que habían podido llegar hasta el Teatro Sadler Wells a presenciar La Traviata, vieron con horror, cómo durante la presentación del primer acto, la niebla invadía el teatro, en forma tal que ocultó por completo a director, cantantes y al mismo público. La función no...
NIU

Londres, Boston y Nueva York: niebla melaza y monos VII

La ciudad quedó, para el sábado en la noche, totalmente paralizada y se cree que mucha gente murió tanto de agotamiento por falta de alimentos, como de asfixia nerviosa y ataques del corazón, en ese mundo pavoroso donde todo se perdía en un blanco sudario.Finalmente, el lunes en la tarde, la niebla comenzó a levantar, y ante los ojos estupefactos de los londinenses se descubrió un panorama increíble; cadáveres en las aceras y calles, autos chocados, volteados, buzones destrozados, vidrieras rotas, cajas, sombreros, carteras, zapatos, regados por las calles y la basura en montones gigantescos por todas partes. El saldo del insólito fin de semana fue de 4.000 defunciones, daños materiales por muchos millones de libras esterlinas y un nuevo y temeroso respeto de los ingleses por su ya no tan ...