Gente que Cuenta

Nicolás no quiso – Alfredo Behrens

Captura de Tela 2021 12 11 às 01.09.16 e1639185037685

ler em português

Nicolás era un buen tipo, a pesar de ser parte de la policía militar de Río de Janeiro. Frecuentaba un bar donde jugaba al billar y bebía con amigos. También es cierto que a veces bebía demasiado, pero era raro que alguna vez se volviera violento, aunque hubo un momento en que golpeó a algunos parroquianos. Esa fue difícil, pero no fue más que eso, y fue solo una vez.

Pero a María no le gustaba cómo Nicolas llegó a casa tambaleante, a veces gritando, a veces insultando. No eran muchas, es cierto, pero era muy desagradable. La última vez Nicolás llegó muy agresivo e incluso golpeó a María. Puñetazos muy fuertes; ella se cayó y cuando se levantó, burlándose de él, su labio estaba sangrando. Tal vez fue cuando vio la sangre, pero el hecho es que Nicolás le apuntó con el revólver reglamentario y María murió instantáneamente.

Hasta el día de hoy, Nicolás jura que no quería matarla; y jura por Dios, que no sabe lo que pasó.

Más o menos, así argumentó el abogado del defensor público en la corte. Dado que el crimen de María fue uno contra la vida, la sentencia dependía de un jurado popular. Yo era pasante en el juzgado y estaba allí cuando el abogado, mirando al jurado preguntó: “¿Creen que Nicolás sería capaz de matar?”. “Tanto es así que la mató”, concluyó el fiscal.

El abogado defensor no era el más imaginativo y pesaba en contra de su efectividad que debía seguir diez veces más casos que el fiscal. Para mí, Nicolás se llevaría unos 20 años de cárcel. Fue en ese momento, cuando casi como un náufrago aferrándose a una madera que aún flota en el océano, el abogado defensor volvió al cargo: “Nicolás apuntó con el revólver, sí, y luego de una pausa completada, “pero no fue Nicolás que apretó el gatillo “.

“¿Pero entonces quién fue?” preguntó el fiscal. “¡Fue el Sol quien apretó el gatillo!” respondió el abogado; a lo que el fiscal, riendo burlonamente, dijo que era imposible porque, ¡En ese día ni siquiera había dado playa! El jurado estalló en carcajadas.

Pero, mirando mesiánicamente al jurado, el abogado continuó diciendo que en algún lugar había leído en un artículo de doctorado de Cambridge que las perturbaciones geomagnéticas causadas por el sol, en días nublados o claros, inducen a la gente a matar.

IMG 9274
Alfredo Behrens es PhD de la Universidad de Cambridge, y profesor de Liderazgo en las escuelas de negocios de la FIA en São Paulo e IME de Salamanca. También es presidente del Consejo estratégico de la Universidad Fernando Pessoa, en la ciudad de Porto, donde reside
Algunos de sus libros están a disposición en Amazon
ab@alfredobehrens.com

del mismo autor

 

2

Leave a Reply