Gente que Cuenta

“Será arte lo que yo diga que es arte”… – Roberto Managau

Captura de Tela 2022 02 04 às 19.33.31
Mauricio Cattlelan
Comediante, 2019

ler em português

… ya lo decía Marcel Duchamp en 1917 cuando presentó un urinario, su obra llamada “Fuente” en el Salón de la Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York. El concepto griego de estética ya había sido dejado de lado tiempo atrás y el urinario de color blanco (comme il faut) provocó grandes discusiones y reflexiones sobre cómo un objeto impío podía ser considerado “arte”. La actividad plástico-artística es una corriente cuya amplitud, riqueza, pero también vulnerabilidad, escapan a la comprensión de muchos de nosotros. Pero si, por ejemplo, desapareciera una de las disciplinas clásicas como es la pintura, ¿no desaparecería un estímulo de sensibilidad en el observador inexperto o en el apreciador versado?

Hoy tenemos obras controvertidas como las de los británicos Damien Hirst y sus animales muertos y los retratos de sangre de Marc Quinn o la censurada “Domestikator” del holandés Joep van Lieshout. Hay que mencionar al italiano Maurizio Castellan con el plátano pegado a la pared con cinta adhesiva, su obra “Comediante”. Recientemente, el comprador de la obra “La niña del globo”, del incógnito (literalmente) Banksy, vio cómo el lienzo era pulverizado por un mecanismo oculto en el marco. En los años 50, el artista pop estadounidense Robert Rauschenberg convenció a su amigo, el abstraccionista holandés Willem de Kooning, de borrar un dibujo sobre papel y enmarcarlo, representando “el vacío de la pérdida artística”. En los años 60, el italiano Piero Manzoni asombró a los críticos de arte al presentar la obra de un “globo lleno con su propio aliento”, ni que hablar de aquella … escatológica.

Pero aun cuando las instalaciones eran inimaginables, en el siglo XVIII, el cuadro “La muerte de Marat”, del francés Jacques-Louis David, conmovió porque retrataba un asesinato en plena Revolución Francesa. En el siglo siguiente, Francisco Goya polemizó con el impactante “Fusilamiento del 3 de mayo de 1808” o incluso con la nada civilizada, “Saturno devorando a un hijo”. “El origen del mundo”, del artista francés Gustave Courbet, aún perturba la moralidad y sigue siendo una de las pinturas más cuestionadas de la historia del arte. El icónico “Guernica” de Picasso es un manifiesto de denuncia contra la violencia. Sin embargo, estas pinturas, aunque dignas de debate, no escaparon a una disciplina clásica y milenaria.

Captura de Tela 2021 07 03 às 01.16.09
Roberto Managau, uruguayo, reside en San Pablo desde 1982. Dirige un espacio de arte uruguaya y es apasionado por fútbol, guerras mundiales y algunas curiosidades de la historia.

rj.managau@gmail.com

del mismo autor

 

2