News That Matters

Año II, Edición 65

18 de septiembre de 2022

 

Nada personal, por Victorino Muñoz

Nada personal, por Victorino Muñoz

Un sacerdote abusa sexualmente de un niño y no acusamos al sacerdote sino a la Iglesia. Un policía mata a un joven afroamericano y no se habla tan mal del policía como de los Estados Unidos. Un tirano condena muerte a otros en nombre del comunismo y el culpable es el comunismo. El dueño de una fábrica explota y esclaviza a personas, pero no es él, sino el capitalismo el que debe responder.Los que así razonan creen que es mejor sentenciar, no al individuo, sino a lo que le instó a actuar. Dicen que a nadie se le puede juzgar por sus ideas. Pero ...
La majestad del silencio, por José Manuel Peláez

La majestad del silencio, por José Manuel Peláez

Me crucé con Manolo y, por supuesto, no me distinguió pendiente como estaba de sus cosas. Iba a deja...
Tía Auristela, por Alejandro Moreno     

Tía Auristela, por Alejandro Moreno     

La verdad sea dicha, no hay manera de sorprender a mi tía Auriste...
Fechas memorables, por Luli Delgado

Fechas memorables, por Luli Delgado

Puntualísimo, el sol sale todas las mañanas, pero nuestros ancest...
As estrelas e eu, por Alfredo Behrens

As estrelas e eu, por Alfredo Behrens

leer en español  Faz muito tempo que não vejo as estrelas. Vivo h...
Do luto e da inveja, por Margarida Faro

Do luto e da inveja, por Margarida Faro

leer en español  Acho que sim, que cada um faz o luto à sua manei...
Carmela dixit, por Carmela Bentivenga

Carmela dixit, por Carmela Bentivenga

¿De cuántas de estas palabras conoces el significado? de la misma autora ...
Festina Lente, por Leonor Henríquez

Festina Lente, por Leonor Henríquez

Por razones que la razón desconoce, parafraseando a Pascal, vuelve al paisaje de...
Netflix recomienda

Netflix recomienda

Bling Ring: La verdadera historia de los robos en Hollywood La miniserie se estr...
 La inmortalidad de las cebollas, por Lucy Gómez

 La inmortalidad de las cebollas, por Lucy Gómez

Las personas son como las cebollas, con infinitas capas y un interior que pocas ...
Comparte en tus redes esta nota: