Gente que Cuenta

El Negro en Camisa de misia Amanda – Soledad Morillo Belloso

El negro en camisa es un postre tradicional venezolano muy apreciado. Exalta las cualidades del cacao al ser combinado con la suavidad de la crema inglesa. Caliente o frío, el negro en camisa desata un vaivén de sensaciones en el paladar.
Fuente: Cambio 16

 

Misia Amanda era siempre invitada a Naguanagua a la celebración de la Begoña. Era de Aragua, pero las familias eran amigas de toda la vida. Así que cada agosto preparaba su Negro en Camisa. Lo hacía con cuidado, para que estuviera bueno y el  párroco no se quejara. No se le olvidaba que un año el curita había puesto el grito en el cielo porque “el negro estaba rancio y la camisa piche”.
Ese día estaba con una ahijada que vivía en Caracas pero que estaba de visita. Le explicó:

-Pon atencion. Necesitas 300 gramos de chocolate en polvo semi amargo; 300 gramos de azúcar; 300 gramos de mantequilla; 6 posturas; tres cuartos de taza de harina leudante; y además leche y agua. Esto para hacer el bizcocho. En un perol de cobre o acero inoxidable, colocas media taza de leche en baño de María, allí disuelves el chocolate, y agregas la mantequilla derretida. Lo tienes que estar moviendo constantemente. Añades el  azúcar sin dejar de remover.

Es muy importante que el chocolate no hierva, pues de lo contrario puede perder el aroma. El Negro en Camisa, como tantas cosas en la vida, ahijada querida, requiere paciencia, mucha paciencia. Añades las yemas de los huevos y continúas removiendo con fuerza. Entonces agregas la harina cernida. En un perol aparte, bates las claras y cuando estén a punto de nieve las agregas en la mezcla batiendo con mucho cuidado. Se pone todo esto en un envase alto y se lleva al horno, a 350 grados. Sabes que está listo cuando se mete un palillo y sale limpio.

Para hacer la camisa se necesita 1 litro de leche, 6 yemas, 1 ramita de vainilla y azúcar. Calientas la leche y agregas el azúcar y la vainilla, sólo las semillitas. En un cazo, tienes que batir muy duro las yemas de huevo y añadir la leche. Luego eso se lo agregas a la leche caliente, removiendo sin parar hasta que suelte el hervor. Lo  bajas la candela y dejas reposar. Sacas al negro del molde y encima le pones la camisa. Que la camisa abrace muy bien al negro.

Soledad Morillo Belloso
Escritora, novelista, cuentista, ensayista, periodista, articulista.
soledadmorillobelloso@gmail.com
@solmorillob

de la misma autora

5

Leave a Reply