Gente que Cuenta

“Jugar con barro …”, por Roberto Managau

pelota de trapo
El equivalente a la pelota de trapo es la chapita de gaseosa y el palo de escoba para jugar béisbol

ler em português

Dicen que todo bebé viene al mundo con un pan abajo del brazo. Pues en Uruguay se nacía con una pelota abajo del brazo … capaz que hoy con un celular!

No soy de la época de jugar con pelota de trapo en la calle cuando niño, pero la conocí, porque algunas pocas veces, a falta de una verdadera que cumpliese su función de tal, alguna abuela bien dispuesta, la fabricaba con retazos de paños en desuso y viejas medias agujereadas, un cierto pecado porque esas medias agujereadas se cosían y quedaban “nuevas” para ir a la escuela o en la visita a los tíos el fin de semana. 

No era fácil darle la forma redonda, pero ellas conseguían, al menos al principio. Una vez pronta, pobre pelota, no picaba, rodaba más o menos, quedando en minutos, chata como una tarta !

La cosa mejoraba un poco cuando alguien aparecía con una desgastada Nº 5 (el tamaño “oficial”) de cuero, generalmente desinflada porque la cámara de adentro perdía el aire. Ni que hablar cuando llovía, porque esa pelota mojada, triplicaba su peso y patearla era como pegarle un puntapié a un adoquín.

El ápice de la felicidad era la pelota de goma, esa sí, porque picaba, no se deformaba y se podía dominar y patear tan fuerte …. que a veces rompíamos el vidrio de una ventana. El alboroto estaba armado y el niño mayor debería enfrentar de cabeza baja y las manos para atrás, la perorata de la víctima, la dueña de casa, en cuanto los otros jugadores se escondían, acusándose entre sí, “yo no fui, fuiste vos !” … “pero te pegó a vos después !” decía el otro.

Y así, como no había consentimiento entre el jurado, algún “juez” promovía una colecta para reponer el vidrio, entre los padres de los culpables.

Ya adulto y viviendo en San Pablo, teníamos un club de uruguayos que sobrevivía gracias al fútbol de los fines de semana (ya éramos grandes y como tales decíamos “fútbol” y no más “jugar a la pelota”), canchas de verdad, con juez y todo. A veces, aparecía un nuevo integrante al grupo, vestido de forma poco apropiada para la disputa del rudo deporte bretón: short de baño, media zoquete y championes blancos de tela … Había un exjugador de fútbol profesional (siempre hubo alguno), que lo miraba y definía en voz baja: “me parece que este nunca jugó con barro …”. Nunca olvido ese epitafio.

Captura de Tela 2021 07 03 às 01.16.09
Roberto Managau uruguaio, reside em São Paulo desde 1982.
Dirige um espaço de arte uruguaia e é apaixonado por futebol,  guerras mundiais e outras curiosidades da história.
rj.managau@gmail.com

del mismo autor

Roberto Managau, uruguayo, reside en San Pablo desde 1982. Dirige un espacio de arte uruguaya y es apasionado por fútbol, guerras mundiales y algunas curiosidades de la historia.

    ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

    6