News That Matters

Ingrid Mattiuzzi

De la nada a la inclusión – Ingrid Mattiuzzi
Ingrid Mattiuzzi, 11 b

De la nada a la inclusión – Ingrid Mattiuzzi

La lengua italiana se adecúa a la nueva sensibilidad colectiva de la inclusión. ¿Por qué usar sólo el masculino como dictado por los Académicos? ¿Y las personas que no se reconocen completamente en uno de los dos géneros? En el campo de la moda hace rato que algunos modelos son neutros, en el maquillaje, en el baile. ¿Podemos ampliar los ámbitos? juguetes, colores, comportamientos, emociones, lágrimas... ¿sigo?  ¿Podemos cambiar los ámbitos? Aclarando que nadie obliga a nadie a una re-colocación de su vida íntima o social, hablamos de minorías que finalmente han podido salir a la luz después de años de ficciones, y deben ser consideradas también en el lenguaje. Por no hablar de la comodidad en referirnos con una sola palabra a todo el género humano: ¿por qué decir sólo "alumnos" o...
Da tu sangre sin mirar a quien – Ingrid Mattiuzzi
Edição 5B, Ingrid Mattiuzzi

Da tu sangre sin mirar a quien – Ingrid Mattiuzzi

Donar sangre es regalar algo de ti. Es regalar vida. ¿Qué gesto puede ser más importante para demostrar solidaridad hacia tus semejantes?A los hijos se les da la vida y con ésta la unión eterna afectiva y de sangre. También tiempo, tradiciones, ejemplos, cultura. Pero ¿a un extraño? ¿a un semejante? ¿a uno que se parece a mí por ser humano pero no nos une ningún otro nexo? ¿Cómo le puedo demostrar que él me importa?En Venezuela sucede que muy de frecuente alguna persona conocida (conocida de alguien, pariente de otro, en fin, alguien que tiene nombre y apellido) necesite una transfusión. Y así aparece el aviso: "Fulanito necesita donadores de sangre". ¿Pero el Sutanito?  aquel que no goza de la red de amistades que puedan avisar en internet? ¿Y si el pobre Menganito es uno más en un lejano...
El cuento del SIMBOLO y el fútbol Ingrid Mattiuzzi
Ingrid Mattiuzzi, 3b

El cuento del SIMBOLO y el fútbol Ingrid Mattiuzzi

ler em português Había una vez un pueblo. No, mejor dos ciudades, dos familias, dos individuos que decidieron hacer un pacto que podía ser la unión en matrimonio de dos de sus hijos, el permiso para atravesar sus tierras, el reconocerse creyentes en un Dios común… Tomaron una pieza plana de terracota y la rompieron de manera que los bordes quedaran irregulares. Los protagonistas debían guardar cuidadosamente sus respectivas partes porque era el único comprobante del pacto. El fragmento se volvía un tesoro que identificaba, una credencial que abría puertas (un salvoconducto), un documento que hacía revivir la alianza. La aparentemente insignificante pieza de terracota se llamó símbolo: el concreto que demuestra lo abstracto. El cuento sigue. Poner una rodilla a tierra es resp...
O conto do SÍMBOLO e do futebol – Ingrid Mattiuzzi
Ingrid Mattiuzzi

O conto do SÍMBOLO e do futebol – Ingrid Mattiuzzi

ler em espanhol Era uma vez uma cidade. Não, melhor duas cidades, duas famílias, dois indivíduos que decidiram fazer um pacto de casamento dos seus filhos, permissão para cruzar suas terras, reconhecendo-se como crentes em um Deus comum ... Pegaram um pedaço plano de terracota e o quebraram de forma que as bordas ficassem irregulares. Cada um tinha que guardar com cuidado sua respetiva peça, pois era a única prova do pacto. O fragmento tornou-se um tesouro de identificação, uma credencial que abriu portas (um salvo-conduto), um documento que reviveu a aliança. A peça aparentemente insignificante de terracota foi chamada de símbolo: o concreto que demonstra o abstrato. A história continua. Colocar um joelho no chão é respeitar até prostrar-se diante de alguém ou de alguma ...
Da palma real á árvore da chuva- Ingrid Mattiuzzi
Ingrid Mattiuzzi, 1a

Da palma real á árvore da chuva- Ingrid Mattiuzzi

leer em espanhol A Universidade Simón Bolívar de Caracas (USB) sofre como toda a Venezuela. Padece. Mas não desiste. Se adapta. Uma foto de uma árvore de chuva que cresceu em todo o seu esplendor ao lado de um dos edifícios-sede da minha Casa de Estudos me fez refletir sobre alguns símbolos. Na minha época (frase datada mas útil neste caso) a entrada diária no campus era através de um túnel de elegantes e altíssimas palmeiras de açaí: soldados, vigilantes da pontualidade, da ordem e da tranquilidade. São também chamadas de Palma Real por sua curiosa história. Diz-se que durante a Colônia eram considerados símbolos da realeza, pois apenas os chamados "nobres" da cidade tinham o privilégio de plantá-las e só podiam ter dois exemplares em seus pátios ou na entrada de...
De la palma real al chaguaramo, por Ingrid Mattiuzzi
Ingrid Mattiuzzi

De la palma real al chaguaramo, por Ingrid Mattiuzzi

ler em português La Universidad Simón Bolívar de Caracas padece como toda Venezuela. Padece. Sufre. Pero no se rinde. Se adapta. Una foto de un samán que creció en todo su esplendor a un lado de uno de los edificios sede de mi Casa de Estudios me hizo reflexionar sobre ciertos símbolos. En mis tiempos (frase datada pero útil en este caso) la entrada diaria al campus era a través de un túnel de elegantes y altísimos chaguaramos: soldados, vigilantes de la puntualidad, del orden y de la tranquilidad. También llamados Palma Real por su curiosa historia. Se dice que durante la Colonia eran considerados símbolo de realeza ya que solamente los llamados "nobles" de la ciudad tenían el privilegio de sembrarlas y únicamente podían disponer de dos ejemplares de éstas en sus patios o a la en...