News That Matters

59b

La bella durmiente y el príncipe azul, por Álvaro Ríos
59b, Álvaro Ríos

La bella durmiente y el príncipe azul, por Álvaro Ríos

Bueno, ya sabemos de qué va el asunto: el lecho de flores, la campana de cristal, los gnomos que cuidan a la princesa, bla, bla, bla…, y claro, sueño, mucho sueño.Hasta que, hace apenas unos días, ¡zas!, apareció el príncipe. Éste se inclinó y besó aquellos labios rosados y carnosos. La muchacha abrió los ojos y entonces algo raro sucedió:—¿Quién eres? —preguntó.—Soy el príncipe azul, vine a despertarte.—¡Pues ya era hora! —dijo la princesa malhumorada— ¿Por qué has tardado tanto? ¿Acaso venías en morrocoy?, y ahora, ¿qué rayos hacemos?—Ser felices para siempre…—¡Qué aburrido!, ¿y terminar como Caperucita y todos ellos?—¿Ellos?Sin esperar respuesta, el príncipe se apuró a decir que había olvidado algo en el palacio y que debía ir en su búsqueda, que al rato regresaría.En efecto, el príncip...
Alcachofras tiro-e-queda, por Ana Vidal
59b, Ana Vidal

Alcachofras tiro-e-queda, por Ana Vidal

leer en españolA minha tia-bisavó Mimi tinha uma receita de alcachofras à qual chamava "tiro e queda", porque, dizia ela, era a entrada perfeita para impressionar qualquer homem. O tiro era dela, claro está, e a queda, que se pretendia sem retorno, de um candidato à sua mão.Era o tempo em que os maridos "se conquistavam pelo estômago", como estratégia para chegar-lhes ao coração (às vezes só à carteira, mas o empenho era o mesmo). Acho que ela nunca se teria atrevido a classificar esta receita como "afrodisíaca", nem sei mesmo se saberia o significado da palavra. Mas, na defesa do uso desta arma mortífera, era a qualquer coisa com esse sentido que as suas palavras apelavam. A tia Mimi devia ser perita na matéria, porque casou três vezes. Nunca lhe perguntei se usou esta receita de todas as...
Biografía de un espantapájaros, por Victorino Muñoz
59b, Rafael Victorino Muñoz

Biografía de un espantapájaros, por Victorino Muñoz

Nuestro personaje comenzó en esto cuando estaba en la universidad. Pronto entró en contacto con los grupos estudiantiles, los que dicen ser dirigentes. Como todo el mundo, empezó siendo comparsa. A veces lo llamaban para ir a las reuniones. Escuchaba.Había que dejarse ver y hacer saber que estaba con el partido. Después le dirían que él sería delegado de prevención estudiantil. Y ya no fue más a clases. Pero tampoco hacía falta; el asunto se resolvía, porque hay profesores de esos que te pasan la materia, porque también quieren ser directores de escuela y requieren del voto de los estudiantes.Luego fue miembro del consejo, presidente del centro de estudiantes. Ya tiene doce años desde que entró a la universidad y nunca en realidad ha entrado, por lo menos no a un salón. Pero es amigo del d...
Fugaz Begonha, por Alfredo Behrens
59b, Alfredo Behrens

Fugaz Begonha, por Alfredo Behrens

leer en españolNuma feira em Londres em fins dos setenta, disse-lhe que se chamava Begoña, que era das Astúrias e que estava em Londres para afinar o inglês. Ela tinha o tipo de uma jovem convencional, com pérolas nas orelhas e tudo, mas sorria bonito e ele a convidou para visitá-lo em Cambridge. Tiveram um romance intenso, mas fugaz, porque logo depois ela voltou para as Astúrias. Com o tempo, uma carta chegou à sua faculdade em Cambridge. Era uma bela carta romântica. Ele gostou de recebê-la e sabia que a responderia, então guardou o envelope no qual tinha visto o remetente. Mas quando foi consultá-lo, percebeu que era indecifrável. Fora das Astúrias e da Espanha, nem mesmo a cidade era percebida com clareza, muito menos a rua onde morava. Ele não pôde responder e essa foi a última carta...