News That Matters

65a

As estrelas e eu, por Alfredo Behrens
65a, Alfredo Behrens

As estrelas e eu, por Alfredo Behrens

leer en español  Faz muito tempo que não vejo as estrelas. Vivo há muitos anos em cidades que de tão iluminadas não me deixam vê-las. Quando as via, sonhava. Não lembro exatamente o quê, mas só as ver me transportava para a possibilidade de outras vidas, de outros mundos. Naquela época eu li Asimov e outros. Eu não estava tão interessado no nome desta ou daquela estrela, muito menos interessado na sua idade, mas estava inflamado pela maravilha da busca pela compreensão do cosmos. Quem girava em torno de quem? Se o universo estava se expandindo ou não. Quem buscava suprimir o conhecimento, como se se agarrasse a um mundo que sucumbiria ao abrir uma única fissura numa parede.Era tão interessante olhar para as estrelas quanto imaginar a miséria dos indivíduos aferrados à sua ignorância. Nessa...
Fechas memorables, por Luli Delgado
65a, Luli Delgado

Fechas memorables, por Luli Delgado

Puntualísimo, el sol sale todas las mañanas, pero nuestros ancestros resolvieron bautizar cada día con un nombre diferente, y después agruparlos por días, meses y años.Ahí se ganó o se perdió una batalla, nació un bebé que más adelante resultó clave para la Historia, se murió alguien difícil de olvidar, hubo un invento, una conquista, y entonces surgió la convención de declarar algunas fechas dignas de recuerdo especial.Se me ocurre que las fechas son como las estrellas. Hay las de primera magnitud, de las que buena parte de la humanidad se acuerda, pero también están las que son más locales y brillan menos, las cuales generalmente terminan heredadas por las calles de cada comunidad, casi siempre transitadas más adelante por generaciones que no saben qué fue lo que pasó, pero que igual las...
Nada personal, por Victorino Muñoz
65a, Rafael Victorino Muñoz

Nada personal, por Victorino Muñoz

Un sacerdote abusa sexualmente de un niño y no acusamos al sacerdote sino a la Iglesia. Un policía mata a un joven afroamericano y no se habla tan mal del policía como de los Estados Unidos. Un tirano condena muerte a otros en nombre del comunismo y el culpable es el comunismo. El dueño de una fábrica explota y esclaviza a personas, pero no es él, sino el capitalismo el que debe responder.Los que así razonan creen que es mejor sentenciar, no al individuo, sino a lo que le instó a actuar. Dicen que a nadie se le puede juzgar por sus ideas. Pero yo creo que tampoco se debe juzgar una idea por culpa de un hombre o de un grupo.De verdad, nada parece tan simple para escudar la maldad personal que hacerla colectiva, convertirla en idea. Cometo un homicidio y puedo decir que actué movido por mi f...
Tía Auristela, por Alejandro Moreno     
65a, José Alejandro Moreno Guevara

Tía Auristela, por Alejandro Moreno     

La verdad sea dicha, no hay manera de sorprender a mi tía Auristela. Al menos no le he visto una cara de sorpresa desde que tengo uso de razón. Parece ser una mujer muy seca, sin embargo, una vez me contó mi hermano Martín que una noche descubrió a la tía Auristela cantando. Yo he tratado de imaginar eso y la verdad es que no hallo manera de hacerlo. La tía Auristela era más amarga que un almendrón.Martín insiste en que cuando él era chiquito, una noche se levantó a orinar y yendo al baño empezó a escuchar como un murmullo melodioso y, a pesar de que tenía miedo, se fue acercando a un pequeño bosque de helechos del patio, desde donde escuchaba salir el murmullo. Y que entonces al darse cuenta que alguien se acercaba, la tía Auristela dejó de cantar y disimuló como que estaba regando los he...
La majestad del silencio, por José Manuel Peláez
65a, José Manuel Peláez

La majestad del silencio, por José Manuel Peláez

Me crucé con Manolo y, por supuesto, no me distinguió pendiente como estaba de sus cosas. Iba a dejarlo pasar cuando reparé en la corbata negra y la anacrónica banda azabache en su brazo izquierdo. Me dije que los duelos merecen un mínimo de respeto y le detuve para solidarizarme con su pérdida, pero cuando supe que su duelo era por la muerte de Isabel II de Inglaterra, tuve la certeza de que me adentraba en terreno Manolo donde nada es lo que parece.Tratando de ser lo más diplomático posible, le conté mi sorpresa porque le creía un firme antimonárquico. Manolo me miró decidiendo si me perdonaba la vida o gastaba algún tiempo en tratar de sanar mi imbecilidad crónica. Me habló marcando suavemente las sílabas: “Los antialgo son lo que no tienen ninguna idea y necesitan parasitar las de otro...
Do luto e da inveja, por Margarida Faro
65a, Margarida Faro

Do luto e da inveja, por Margarida Faro

leer en español  Acho que sim, que cada um faz o luto à sua maneira, tantas maneiras quanto pessoas. Uns choram, outros recusam as lágrimas; uns tomam consciência da perda, outros evitam-na; uns recolhem-se ao silêncio, outros buscam apoio e companhia; uns afundam-se na dor, outros sacodem-na, o melhor que podem. Igualmente, sei como, em ocasiões, o humor pode salvar-nos. Conheço. Uso a defesa, muitas vezes. O que já não aceito é a troça barata, a glorificação da inveja pelo apequenamento do próximo, a facilidade rançosa de tapar da vista a obra de alguém, porque a vontade é sujá-lo, denegrir a sua imagem.Pode ser que eu me tenha deixado tocar de mais pela morte (esperada) da Segunda Grande Isabel que as Ilhas conheceram (teve mais anos de reinado do que eu de vida, pelo que sempre a soube...