News That Matters

Luli Delgado

Bajar a despedir,<br/> por Luli Delgado
147b, Luli Delgado

Bajar a despedir,
por Luli Delgado

Mi hija me avisa que viaja de Madrid a NY haciendo escala en Marruecos, concretamente en Casablanca, y me explica que fue el vuelo más barato que encontró. Después de aterrizar va a tener que esperar un buen rato antes de hacer conexión a su destino final. Mientras me cuenta, no dejo de admirarle la energía de sus treinta y tantos, porque se enfrenta a cualquier eventual agotamiento sin una pizca de miedo.Pero además de su intrepidez, no deja de sorprenderme la diferencia de lo que era viajar en mi época venezolana. Lo que va de ayer a hoy. Veamos.Antes que nada, si el viaje era en época de invierno, había que comenzar por averiguar quién tenía un abrigo que nos pudiera prestar.  En aquella época eran carísimos y nadie tenía en su closet nada más elaborado que un suetercito leve para las m...
Pregunta por Ángela,<br/> por Luli Delgado
146c, Luli Delgado

Pregunta por Ángela,
por Luli Delgado

Ángela era el nombre de mi abuela materna y mi hermano se lo puso a mi sobrina, pero no es a ellas a quienes quiero referirme.En este caso es un código que creó la policía metropolitana de Londres junto al nuevo Scotland Yard.Veamos. En virtud de que las citas a ciegas son la orden del día - no tienes pareja, te metes en un site de relaciones, encuentras a alguien y quedas para una cita - ha surgido una serie de momentos inconvenientes que no han escapado de la atención de las autoridades. Entonces, en los baños de mujeres hay un aviso que dice: “Hola, me llamo Ángela” ¿Estás en una cita que no te convence? ¿Te sientes que no estás en una situación segura? ¿Tu contacto de Tinder o POF no es lo que dijo que era en su perfil? ¿Sientes que hay algo un poco retorcido?Si vas a la barra del bar ...
La ruta del burro,<br/> por Luli Delgado
145c, Luli Delgado

La ruta del burro,
por Luli Delgado

ler em português      Hoy amanecí en modo limpieza, o por lo menos fue lo que mentalmente organicé que sería mi día. Solo que, al prender el teléfono, recibí un aviso de alerta de que mis contraseñas estaban filtradas y que la recomendación era que las cambiara inmediatamente.La lista era de veintiséis lugares a los que tenía que entrar, buscar mi perfil, cambiar mis contraseñas. En fin, una manera expedita de perder el humor. Cada una, una piedra de Sísifo diferente. Primero encontrar mi perfil, después poner la contraseña actual para después cambiarla. Detalle: nunca son las que tienes guardadas. Entonces hay que avisar que se te olvidó para que te manden otra. Aquí de dos, una: o te mandan una contraseña sin la menor posibilidad de que la memorices, por ejemplo &hXe5rP2&, o reci...
O rumo do jegue,<br/> de Luli Delgado
Luli Delgado

O rumo do jegue,
de Luli Delgado

leer en español     Hoje acordei em modo de limpeza, ou pelo menos foi assim que organizei mentalmente o meu dia. Só que, ao ligar o telefone, recebi um alerta de que minhas senhas haviam vazado, com a recomendação era que as alterasse imediatamente.A lista era de vinte e seis sites que eu precisava visitar, encontrar meu perfil, alterar minhas senhas. Resumindo, um atalho para o mal humor. Para cada senha, um Sísifo. Primeiro encontrar o meu perfil, digitar a senha atual e alterá-la. Detalhe: as tais das atuais nunca são as que eu havia guardado. Então, tem que avisar que você esqueceu para que te enviem um jeito de inventar uma outra. Aqui, de dois uma: ou te enviam uma senha sem a menor possibilidade de você memorizá-la, por exemplo &hXe5rP2&, ou você recebe um número de acesso ...
Berlín,<br/> por Luli Delgado
144c, Luli Delgado

Berlín,
por Luli Delgado

El otro día, hablando con Ceci, de repente me pregunta: “Mami, ¿por fin terminaste de ver Berlín?”Yo inmediatamente activé mi fichero de la memoria, Berlín, Berlín, Berlín, pero el resultado que me pareció que tenía nada que ver con la pregunta, así que, incapaz de seguir el hilo, le tuve que decir: “Ayúdame un poquito, que es que así de golpe no me acuerdo” …-“La serie Berlín que estábamos viendo en Netflix, aquella con el mismo tipo de La casa de papel…”-“¡Ah!”, me salió del alma. “Yo no hubiera llegado sola nunca”. “Sí, la terminamos de ver y parece que va a segunda temporada. Pero calcula que cuando me preguntaste yo me fui a una película de Fassbinder llamada Berlin Alexanderplatz. Fue la abuela del streaming, porque duraba más de quince horas y la pasaron por episodios. Yo vivía en S...
Portucheque, <br/> por Luli Delgado
143c, Luli Delgado

Portucheque,
por Luli Delgado

ler em português       Yo recuerdo que en la Caracas de mi época, existía la modalidad del “portucheque”. Consistía en cambiar un cheque por efectivo al portugués de la panadería que quedara más cerca de tu casa o de tu oficina. O simplemente se lo cambiabas como si fuera una caja de banco, o le comprabas lo que necesitabas en ese momento y le pagabas por lo comprado más el efectivo que te hiciera falta. Otro lugar que frecuentábamos donde había lusitanos eran las vegas de más allá de El Hatillo, donde uno escogía la lechuga que quería y te la arrancaban ahí mismo. También había legumbres de todo tipo muy frescas, que una portuguesa enorme se encargaba de vender. A Ceci, que entonces era pequeña, le encantaba ese paseo, porque podía jugar con niños de su edad correteando por la si...
Portucheque,<br/> por Luli Delgado
Luli Delgado

Portucheque,
por Luli Delgado

leer en español       Lembro que na Caracas da minha época existia a modalidade do “portucheque”. Consistia na troca de um cheque por dinheiro ao português na padaria mais próxima de casa ou do escritório. Ou você simplesmente trocava o cheque com ele como se fosse um caixa de banco, ou comprava o que precisava naquele momento e pagava pela compra mais o dinheiro que precisava. Outro lugar que frequentávamos e onde havia lusitanos eram as hortas que ficavam passando o povoado El Hatillo, onde você escolhia a alface que queria e eles colhiam para você ali mesmo. Havia também legumes muito frescos de todos os tipos, que uma portuguesa enorme se encarregava de vender. Ceci, que na época era pequena, adorava aquele passeio, porque podia brincar com as crianças da sua idade, correndo p...
Vintage,<br/> por Luli Delgado
142d, Luli Delgado

Vintage,
por Luli Delgado

“Es que su computadora es vintage”, me informó amablemente el muchacho que me atendió en el Soporte Apple.“Bueno”, le respondí, “si a ver vamos, yo también soy vintage y aquí estoy”.Le pareció divertida mi comparación y seguimos adelante con el caso que nos ocupaba, pero a mí me quedó la pulga atrás de la oreja.De puro curiosa me puse a buscar y me encontré con la siguiente definición de la palabra: “es el término empleado para referirse a objetos o accesorios con cierta edad, (bueno), que no pueden aún catalogarse como antigüedades, (eso mismo) y que se considera que han mejorado o se han revalorizado con el paso del tiempo” (muy bien).A mí me pareció que cae como anillo al dedo y es probable que estén de acuerdo conmigo. Yo también tengo cierta edad, tampoco tanta como para considerarme ...
Pareidolia,<br/> por Luli Delgado
141b, Luli Delgado

Pareidolia,
por Luli Delgado

ler em português      Yo he visto caritas por ahí desde que me acuerdo y la verdad es que de tanto encontrármelas ya son parte de mi manera de ver el mundo. Algunas son incuestionables, otras, como esta que les dejo de ilustración, son un poco más elaboradas, pero caritas a fin de cuentas.Resulta que, de un tiempo a esta parte, con eso de las redes, empecé a publicarlas y mis contactos las recibieron con mucho interés. Tanto, que a partir de mis publicaciones, se dieron a la tarea de mandarme caritas que ellos a su vez encuentran, por lo que se ha convertido en una especie de colección y un guiño para quienes me las envían.Se ha vuelto un juego divertidísimo. Por ejemplo, mi primo me manda una orquídea con una carita y yo la publico: “Hay orquídeas alienígenas. ¡Mi primo Jóse se encontró c...
Pareidolia, <br/> por Luli Delgado
Luli Delgado

Pareidolia,
por Luli Delgado

leer en español      Desde que me entendo por gente, vejo carinhas por aí e a verdade é que de tanto encontrá-los já fazem parte da minha forma de ver o mundo. Algumas são inquestionáveis, outras, como esta que deixo a título de ilustração, são um pouco mais elaboradas, mas carinhas mesmo assim.Acontece que, já há algum tempo, com a coisa das redes, comecei a publicá-las e os meus contactos receberam-nas com muito interesse. Tanto que com base nas minhas publicações eles assumiram a tarefa de me enviar carinhas que veem, então virou uma espécie de coleção e um piscar de olhos para quem me envia.Tornou-se um jogo muito divertido. Por exemplo, meu primo me manda uma orquídea com um rosto e eu posto: “Existem orquídeas alienígenas. “Meu primo José encontrou um!” Minhas primas Flor e Marianell...
El capítulo que nos tocó,<br/> por Luli Delgado
140c, Luli Delgado

El capítulo que nos tocó,
por Luli Delgado

leer en portuguêsA mediados del s. XIX, un tal Mr. Swann zarpó hacia el Amazonas con la intención de enmendarle la plana a Darwin y así ganar la fama que le hacía falta para merecer a su novia, pero terminó en una mazmorra, en un afluente del Tocantins, Brasil, acusado de espía, sin barco y sin fama.Al volver a Inglaterra pasó años pidiéndole al gobierno británico que intercediera con su homónimo brasileño para que le devolvieran el barco.No lo logró y no alcanzó la fama, pero en cambio amasó una fortuna, que era la otra manera de ganarse a su chica y finalmente se casó con ella.Alfredo encontró esta correspondencia en los archivos de una biblioteca en Inglaterra, le llamó la atención la historia, e hizo un juego de copias que rodó por Brasil, Estados Unidos, Panamá, Estados Unidos nuevame...
O capítulo que nos tocou,<br/> por Luli Delgado
Luli Delgado

O capítulo que nos tocou,
por Luli Delgado

leer en españolEm meados do séc. XIX, um certo Mr. Swann partiu para o Amazonas com a intenção de refazer as teorias de Darwin e assim ganhar a fama que precisava para merecer sua namorada, mas acabou em uma masmorra, em um afluente do Tocantins, no Brasil, acusado de ser um espião, sem navio e sem fama.Não teve sucesso e não alcançou fama, mas em vez disso acumulou uma fortuna, que foi a outra maneira de conquistar sua namorada e finalmente se casou com ela.Ao retornar à Inglaterra, Mr. Swann passou anos pedindo ao governo britânico que intercedesse junto ao seu homólogo brasileiro para que o navio lhe fosse devolvido.Alfredo encontrou essa correspondência no arquivo de uma biblioteca na Inglaterra, a história chamou sua atenção, fez um conjunto de cópias que depois viajou pelo Brasil, Es...