News That Matters

74b

La dama y los héroes, por Álvaro Ríos
74b, Álvaro Ríos

La dama y los héroes, por Álvaro Ríos

Caracas me encanta. A pesar de la prisa que imprimen sus habitantes, resulta grato cuando dejo la provincia para ir de visita a la capital. El problema es que usualmente ocurre un evento fuera de lo común, de hecho, la mayoría de las veces regreso lastimado. La última vez fue horrible. Tomé el avión de ida, llegué a Maiquetía, abordé un taxi y a las nueve de la mañana —justo a tiempo—, me presenté en el lugar de reunión, una oficina que tiene la empresa en Las Mercedes. Hasta allí todo bien. Sin embargo, cuando la reunión finalizó, quise visitar la feria de comida en uno de esos centros comerciales que existen en las cercanías. Decidí ir a pie. Al acercarme al cruce de la avenida, advertí cuando una mujer, la más hermosa que he visto en mi vida, tanto que necesitar...
Mi mamá me ama, por Luli Delgado
74b, Luli Delgado

Mi mamá me ama, por Luli Delgado

Recuerdo pocas cosas tan paralizantes como una pelada de ojos de mi mamá, o uno de sus pellizcos torcidos, que dolían horrores. Pero también tengo fija en mi memoria de los seis años a mi mamá meciéndome en la hamaca de la playa mientras surtían efecto las gotas para la otitis, o cuidando hasta del último detalle para que mi piñata de los Picapiedras fuera inolvidable. Eso era ella, así eran las mamás, y dándonos cuenta o no, eso terminamos siendo nosotras. A veces con nuestros propios hijos, con los sobrinos también. Como todas las mamás, la mía era todopoderosa: no había nada de lo que no fuera capaz de hacer, o que no supiera, o que no resolviera, y por eso recuerdo a la mamá de mi infancia como una diosa, y como tal dueña de amor a toda prueba y de iras divinas también. ...
La flor, por Alejandro Moreno
74b, José Alejandro Moreno Guevara

La flor, por Alejandro Moreno

Aarón está ensimismado en sus pensamientos. La enfermera lo entusiasma para que al menos camine por el pasillo del hospital Vargas. Finalmente le hace caso y da un pequeño paseo. En esas anda cuando se detiene ante una sencilla florecita del jardín del pasillo. Aarón viaja a su pasado: aquella floristería en donde tantas veces tuvo momentos de serena alegría. Los capullos de Galipán que lo hacían feliz. A Aarón probablemente le quedan pocos días de vida y aun así no puede evitar sentirse feliz contemplando el jardincito del hospital. Le canta una canción mentalmente a la flor y luego vuelve a su cama con un poco de felicidad en los ojos. del mismo autor Compartir en Quiero patrocinar
Calma, por Lucy Gómez
74b, Lucy Gómez

Calma, por Lucy Gómez

  Calma es de lo que no hay. Nadie parece tener calma. Porque para tenerla se necesita detenerse un momento, aunque haya casos en los que se debe esperar mucho, no para tolerar ni aguantar, sino para analizar, tener en cuenta las situaciones y reacciones posibles ante una situación complicada . Y luego, solo luego, tomar la decisión. Toda la vida he hecho un poco lo contrario, basada en mi signo del horóscopo chino, el tigre. Una de sus mejores cualidades, como la de cualquier felino que se precie, es caer siempre de pie. Y así me ha sucedido siempre o casi siempre. Al tomar o dejar trabajos, personas, países. Ahora me he dado cuenta de las virtudes de pensar las cosas antes y me estoy tomando el trabajo de explorar todo, viendo cuán rápida y efectiva puede terminar siendo ...