News That Matters

14a

Sin nombre – Roberto Giusti
Roberto Giusti, 14a

Sin nombre – Roberto Giusti

...aproveché ese  tiempo para leer una decena de libros que esperaban por mí, así como un centenar de películas, nuevas y viejasLuego de años de encierro forzado recibo la noticia de  la liberación parcial,  gota a gota, con la cual no se termina de restablecer la vida normal ni volver  a una vida que  ya no será lo que fue desde la aparición de la primera víctima del Covid-19.Comiéndome los ahorros  de toda una vida me quedó como anillo al dedo el forzoso cautiverio  al cual nos sometían los  gobernantes  del mundo, cuyas únicas armas contra  el agresivo microorganismo eran el lavado de manos, el tapa bocas y una vacunas aún inexistente en no pocos países. Después de 46 años de ejercicio profesional me veía  obligado a un ocio que se presentó cuando me dediqué a buscar trabajo. Así que ap...
Un pedacito de ti – Luli Delgado
Luli Delgado, 14a

Un pedacito de ti – Luli Delgado

No creo que hay mucho qué polemizar en cuanto a que nuestros motores primarios, sal y azúcar de nuestras vidas, son los afectos, que mientras más se cultiven y más haya, pues tanto mejor.Ahora bien, si por unas o por otras no siempre están al alcance de nuestra mano, nos armamos de una batería de sucedáneos que nos refuerzan los recursos de la memoria. La lista es infinita y viene rodando desde tiempos inmemorables.Los caballeros de las Cruzadas se iban al buscar el Santo Grial con el pañuelito de las mujeres de sus vidas apretado contra el pecho, y, de preferencia, con un mechón de su larga cabellera. Una cinta, un relicario, les servían de amuletos amorosos para, a pesar de las distancias, mantenerse algo de sus afectos ahora remotos.Esta costumbre, si bien se ha modernizado, en esencia ...
Suculentas – Lucy Gómez
Lucy Gómez, 14a

Suculentas – Lucy Gómez

Adaptadas a la falta de agua, hay unas plantas cuyo aspecto desmiente la idea de carencia. Son capaces de crecer en sitios donde pueden pasar meses o años sin que llueva, pero los  colonizan  a tope  almacenando agua ambiental  para sobrevivir. Se ven fuertes y por dentro rebosan jugos. De ahí viene su nombre porque en latín, idioma botánico por excelencia, “suculenta” quiere decir jugosa. Las hay con espinas, sin espinas y con algunas espinas. Las que en vez de hojas tienen sólo espinas son los cactus y las demás, crasas. De ellas les voy a contar ahora. Son perfectas para las ciudades, porque si se te olvida regarlas, no importa, mejor. Para aquellos que no saben de qué seres les  hablo, es posible que se hayan cruzado con algunas sin saberlo. Millones de personas gozan de las virt...
Traição surda IV – Alfredo Behrens
Alfredo Behrens, 14a

Traição surda IV – Alfredo Behrens

João ficou com um gosto amargo da conversa com Adelaide. Ela parecia genuinamente dolorida com a morte do Mário. Dava para entender. Mesmo que Mário se referisse repetidamente a ela como “aquela megera”, havia entre eles um entendimento, o amor não tinha morrido. Ao contrário do dele com a sua mulher. Vai ver que é por isso que João tinha matado o Mário e não a sua mulher. Por por ela não sentia mais do que pena. Quem traiu mesmo foi o Mário. Quem sabe o que foi que o Mário viu nela. Mas o fato é que o João agora também sentia falta do Mário. Mas, estava feito, e como bem disse a Adelaide, o velório do Mário só após os médicos forenses liberarem o corpo. João voltou o olhar para a sua mulher que continuava soluçando com a cabeça oculta nas mãos. Por que choraria ela? De amor não pod...
La rana y el alacrán bancario – Victorino Muñoz
Rafael Victorino Muñoz, 14a

La rana y el alacrán bancario – Victorino Muñoz

Seguro ustedes conocen la fábula la rana y el escorpión (o el alacrán): Un escorpión (o alacrán) le pide a una rana que lo cargue sobre la espalda para poder cruzar el río. La rana recela, pero el alacrán (o escorpión), le promete no hacerle ningún daño, aclarando incluso que sería absurdo de su parte proceder así, pues ambos se ahogarían. La rana se convence; pero, en el medio del río, el alacrán hace exactamente lo que dijo que no haría. La rana, ya ahogándose, pregunta: "¿por qué me pinchaste con tu aguijón? Ahora moriremos los dos". El escorpión le explica: "es mi naturaleza ". Uno de esos inciertos profetas de la nueva era hiló una continuación de la saga de la rana. Algo así: El maestro vio cómo el alacrán se estaba ahogando y decidió sacarlo del agua; pero cuando lo hiz...
El enmascarado de plata – Luis Alfonzo
Luis Alfonzo, 14a

El enmascarado de plata – Luis Alfonzo

En estos meses de máscaras sin carnaval y de confinamiento forzoso, la opción de mirar películas y series a través de las plataformas de streaming, ha resultado un sucedáneo parcial de esa necesidad imperiosa de acudir en persona, de cuerpo presente, a las salas de proyección cinematográfica. Me imagino que para todos ustedes (para mí, por lo menos lo ha sido), el ritual ancestral de acudir al cine, hacer la fila, comprar los tiquetes, dárselos al portero, llenar el envase de “cotufas”, palomitas de maíz, popcorn, o como sea que le llamemos, está inevitablemente ligado a las memorias emocionales más remotas. … ese paraíso perdido del cinematógrafo de pueblo, al que asistí religiosamente en mi niñez. Crecí en Petare y Baruta, dos localidades de la periferia de Caracas, que fueron p...