News That Matters

34a

Callar o no callar, that’s the question – José Manuel Peláez
34a, José Manuel Peláez

Callar o no callar, that’s the question – José Manuel Peláez

Hubo un tiempo en que la escuela y la educación eran asuntos sencillos: Estudiabas o no, aprendías o no, y aprobabas o no. Pero la entropía, presente en todos los fenómenos humanos, convirtió a la escuela en un campo minado para todos aquellos que sospechen que lo simple suele ser bueno y no tengan en cuenta que un vago tiene razones de peso para serlo y que, más que un reprobado, merece una palmada de consuelo en el hombro y una medalla al “cero esfuerzo”, no vaya a ser que un trauma o una hernia…En aquellos tiempos, me aprendí de memoria, (horrores de la época), las provincias españolas y sus capitales. Lo hice con tal ahínco, que a mi pobre madre le bastaba pronunciar la primera sílaba para que yo le disparara la respuesta correcta:  Nava… ¡Pamplona!... La Rio… ¡Logroño!... Vizc… ¡Bilba...
El amor tatuado – José Pulido
34a, José Pulido

El amor tatuado – José Pulido

 Yo corría por el patio persiguiendo un perro que perseguía a una gallina y mi mamá me gritaba desde la cocina que dejara la ventolera con esos animalitos de Dios y me paré en seco. -¡Es Daniel Santos!- grité desaforado y mi mamá dejó de hacer lo que estaba haciendo y se asomó colocando la cabeza en posición de antena viviente tratando de escuchar más allá del patio y de los confines del barrio. “Señora del pecado luna de mi pasión, mírame arrodillado junto a tu corazón” -Daniel está cantando en la Radio Nacional ¡Prende la philips rapidito, chico!- me gritó y ya yo estaba en la sala-comedor sintonizando a Daniel Santos, en el aparato de radio tipo capilla que mamá llamaba confianzudamente “la philips”, de la misma manera que a Marilyn Monroe le decía “la Marilyn” como si f...
Cuando al hampa le da por filosofar (II) – Victorino Muñoz
34a, Rafael Victorino Muñoz

Cuando al hampa le da por filosofar (II) – Victorino Muñoz

Segundo roundEsto fue en una tarde. Ya casi oscurecía. Para cortar camino se me ocurrió meterme por una calleja que sube desde la avenida Bolívar. Cuando iba a mitad de cuadra se escuchó el ruido de una moto que llegaba a la esquina. Con el tiempo uno aprende a distinguir cuando andan dos sujetos en una moto, por el esfuerzo que hace el motor. Volteé en dirección a la esquina: eran dos sujetos. Ya casi iban a pasar de largo cuando me vieron y se regresaron.Se detuvieron a mi lado. Uno de ellos (el que iba en la parte de atrás), asomó apenas una automática, reluciente. Pero el de adelante fue el que habló: “dame el Samsung”. (Es lo de moda para la época, pero yo sólo tengo un ZTE.) El hombre ve el teléfono que le entrego y me pregunta si no tengo algo más. Me avergonzó tener que admitirlo: ...
¿Te fijaste? – Luli Delgado
34a, Luli Delgado

¿Te fijaste? – Luli Delgado

Como es la vida. Hershey Company lanzó en 1978 un nuevo producto, los chocolates Reeses, esos rellenos de mantequilla de maní, que después aparecieron en diferentes modalidades. El producto era relativamente nuevo en el mercado, cuando en 1982 Mars, dueña de los M&M, rechazó la propuesta de Spielberg de ser los chocolates utilizados como puente entre ET y su nuevo amigo Elliot. A falta de M&M’s buenos fueron los Reeses, y así como así la película fue una de las más taquilleras, y la venta de los chocolates se disparó como un cohete. El caso es uno de los más famosos en algo que tiene nombre y apellido: se llama publicidad por emplazamiento (product placement), y ha sido mucho el cineasta que ha redondeado su presupuesto de producción con este artilugio. El cuento v...
Ausencia de interrogantes – Álvaro Ríos
34a, Álvaro Ríos

Ausencia de interrogantes – Álvaro Ríos

¿Cómo llegué aquí? Vaya usted a saber… Sólo sé que vengo del futuro. Sí, no se ría ni arrugue la cara, le recomiendo incluso que haga a un lado el nerviosismo pues no soy Terminator ni nada por el estilo. Más bien soy un pacificador: me encanta la paz y apuesto por ella. Tampoco piense que soy un personaje que escapó de La plaga escarlata de London, o de alguna novela de Asimov. Aunque, aquí entre nos, Vonnegut me agrada más: el tipo aburre, pero cuando uno menos lo espera, introduce un buen chiste y eso reanima al lector. Decía que vengo del futuro. En aquel tiempo soy un anciano a cargo de varios adolescentes que mi esposa y yo logramos proteger del hongo, una explosión brutal que varios idiotas decidieron mostrar al mundo, al mundo de antes, quiero decir…, o sea, el de...
O Sol apertou o gatilho – Alfredo Behrens
34a, Alfredo Behrens

O Sol apertou o gatilho – Alfredo Behrens

leer en españolQuando a honra contava, já havia tempestades solares induzindo à matança, mas para matar era preciso de força ou muita raiva, e de coragem. Depois vieram as armas de fogo e igualaram os homens. Agora é só puxar o gatilho. Nem é preciso chegar muito mais perto um do outro, já estamos muito amontoados.Mas, curiosamente, ainda é necessário um motivo para matar. A raiva pode ser grande, até mesmo acalentada por muito tempo. Mas para puxar um gatilho é necessário de um estopim. É por isso que os investigadores criminais procuram tantos detalhes: tempo, arma, circunstâncias, drogas, história e muito mais. Só mais recentemente a esta longa lista deveria ser acrescentada outra: qual era a magnitude da tempestade solar antes do crime?Desde que o protestantismo eliminou a intermediaçã...