News That Matters

62a

Unidos pelo Sputnik, por Alfredo Behrens
62a, Alfredo Behrens

Unidos pelo Sputnik, por Alfredo Behrens

leer en español Augusto era recém-chegado àquela cidade. Aceitou o convite para um jantar com conhecidos onde uma garota chamada Maria fisgou sua atenção. Quando ela se levantou da mesa anunciando que estava descendo à rua para comprar cigarros, ele se ofereceu para acompanhá-la. Exceto por alguns gestos e comentários durante o jantar, ele não sabia nada sobre ela, mas gostava dela. No entanto, e apesar da audácia de se oferecer para acompanhá-la, Augusto estava inseguro nessa fase da sua vida, pelo que foi só quando voltavam que María abriu a conversa perguntando de onde vinha, como se quisesse saber quem ele era. Sem mais delongas, como que possuído por um impulso desesperado, ele pegou a mão dela e com o braço estendido apontando para o céu estrelado, representou sua avó como quando ela...
Empada de pato à Sissi, por Ana Vidal
62a, Ana Vidal

Empada de pato à Sissi, por Ana Vidal

leer en español Éramos um bando. Indisciplinado, barulhento, alegre, muitas vezes quase maltrapilho, de tanto subir às árvores e correr no campo em completa liberdade. Entre rapazes e raparigas, todos primos direitos, éramos 17. De todas as idades, de todos os tamanhos, de todos os feitios. Juntávamo-nos sempre, ao jantar de Domingo, em casa da Avó. E era uma festa. Vinham os que moravam ali mesmo ao pé e os que moravam longe, os que ainda não tinham saído de casa e os que estudavam nos colégios internos - os mais velhos. O jantar na Avó obedecia a rituais sagrados: a grande mesa rectangular, com todas as tábuas que a aumentavam, posta na diagonal da casa de jantar, para cabermos todos sentados; a divisão, a meio, entre os "crescidos" e os "miúdos" - um appartheid bem aceite por todos, até...
Como ciego en balacera, por Luli Delgado
62a, Luli Delgado

Como ciego en balacera, por Luli Delgado

Aunque vivamos hablándole horrores a la rutina, esa seguidilla de acciones de todos los días es justamente la que nos mantiene dentro de cierto orden y lógica de vida. Pocas cosas producen más miedo que sentirte perdido, o porque físicamente no sabes dónde estás, o porque no sabes cuál va a ser el próximo paso que vas a dar para regresar al añorado cotidiano.Lo segundo yo creo que es peor, porque muchas veces uno no puede ni siquiera darse el lujo de declararse oficialmente perdido. ¿Cómo te reconcilias? ¿Qué haces ahora que terminaste esta fase de tu vida?  ¿Cómo seguir haciendo lo que no te gusta? ¿Cómo te recuperas de la debacle?Y ahí es que te sientes como un ciego en medio de una balacera, porque te sabes en modo amenaza, pero no sabes por dónde vienen los tiros ni cómo reaccionar.Per...
El viaje del corazón de Pedro I, por  Mayte Navarro
62a, Mayte Navarro

El viaje del corazón de Pedro I, por Mayte Navarro

Pedro I es una figura relevante en la historia de Brasil por haber sido el impulsor de la independencia de ese país. Se coronó como el primer emperador del gigante suramericano. Hoy lo recordamos porque su corazón llegó a Brasilia, donde se le rinde una serie de homenajes organizada por el presidente Jair Bolsonaro con motivo del bicentenario de la independencia de Brasil.El corazón del Pedro I viajó desde Portugal y permanecerá en Brasil durante veinte días. Este órgano, que se vincula con los sentimientos, llegó en un frasco sumergido en formol, dentro de una reliquia dorada. Permanecerá en el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, hasta el 8 de septiembre cuando regresará a la iglesia Nuestra Señora de Lapa, en Oporto, Portugal.El corazón de Pedro ...
La caverna del hipopótamo, por Victorino Muñoz
62a, Rafael Victorino Muñoz

La caverna del hipopótamo, por Victorino Muñoz

Cuando vemos un hipopótamo, pensamos que es un animal gordo, pues hemos hecho abstracción de sus cualidades, ignorando otras. Esta cualidad de la gordura del hipopótamo suele ser proyectada incluso hacia las personas, diciendo, por ejemplo, de alguien, que es como un hipopótamo (por su gordura), jugando con figuras retóricas (visuales o textuales), al dibujar una figura animada con cuerpo de hipopótamo y vestido y calzado de bailarina.Pero los hipopótamos no son gordos, o no lo sabemos. Es que sólo se puede decir que una persona o animal es obeso cuando su relación peso-talla está por encima de una media predeterminada. Y no sólo desconocemos cuál es la media en los hipopótamos, sino que tampoco hemos hecho la medición de algún hipopótamo en particular para afirmar que el mismo esté por en...