News That Matters

Axel Capriles

Los ensueños del viajero, por Axel Capriles M.
75a, Axel Capriles

Los ensueños del viajero, por Axel Capriles M.

En medio del Sahel dos clanes Wodaabe, los Ndjapto y los Soudoussoukaya, se reúnen para un gran festival de bellezaCantos repetitivos, ojos muy abiertos y rechinar de dientes son las señas distintivasMaquillaje y cuidado personal de los hombres desde la mañana hasta la nocheLas mujeres escogen al más belloHombre de las vacas polvorientasImpecable en medio del polvo, la bosta y las moscas. Previous Next Fotos de Axel Capriles Un año después de haber llegado al nacimiento del Nilo Azul, al sur del lago Tana, en las tierras altas de Etiopía, el explorador escocés James Bruce emprendió su retorno al Cairo descendiendo hacia el sofocante desierto del Sudán. En el inicio de su viaje, Bruce había sido retenido por la fuerza durante dos meses en Massawa...
El fetichismo fotográfico, por Áxel Capriles M.
61a, Axel Capriles

El fetichismo fotográfico, por Áxel Capriles M.

El sol acababa de caer, como si la tierra hubiera devorado un inmenso círculo perfecto, una bola de fuego de rojo puro, sólido, sin una sola deformación en su circunferencia. Me senté a ver el atardecer, absorto frente al interminable desierto del Kalahari. A los pocos minutos, en lugar de oscurecer, el cielo, las nubes, el universo entero, todo el paisaje, estallaron en una pugna expansiva de destellos y colores. Todas las tonalidades desembocaron en mi mirada: anaranjado, escarlata, bermejo, bermellón, ámbar, ocre, morado, fucsia y también azules. Como si el sol enfurecido luchara contra el ocaso en los trasteros del horizonte, una línea que se hacía cada vez más profunda, más amplia. También la arena era un destello, una ráfaga de colores que se unía con el firmamento. No tengo memoria ...
Un viaje de la geografía al carácter, por Áxel Capriles M.
52c, Axel Capriles

Un viaje de la geografía al carácter, por Áxel Capriles M.

Navegando por el río Sipapo y sus afluentes, en el Amazonas venezolano, remontando el hermoso y zigzagueante río Autana, que viene desde una tierra celestial, llegamos a la montaña sagrada de los indios Piaroa, el cerro Autana, un majestuoso tepuy que dominando una voluptuosa y densa selva tropical, perdura como un vínculo entre el cielo y la tierra.Cuenta la mitología piaroa que en un pasado remoto existió un árbol gigantesco cuya copa se remontaba al infinito y de cuyas ramas se desprendían todos los frutos de la vida. El dios Wahari y su sobrino convertido en lapa decidieron cortarlo y derribarlo para obtener y disfrutar de una vez de todos sus frutos. El desmembramiento de sus ramas y la caída de los pedazos del tronco causaron un cambio substancial en la historia del Hombre y la trans...
La resurrección necesaria, por  Áxel Capriles M.
43a, Axel Capriles

La resurrección necesaria, por Áxel Capriles M.

"...me abrí camino hacia la tumba del hombre que se convirtió en Dios"El cristianismo maneja símbolos poderosos, potentes. Se conecta con nuestras emociones. Hace poco más de un mes visité Jerusalén. Estuve en la explanada de las mezquitas y divisé la Cúpula de la Roca construida sobre el Monte Moriá, desde donde Mahoma subió a los cielos acompañado del arcángel Gabriel, Abraham se dispuso a sacrificar a su hijo Isaac, y el rey Salomón construyó el Primer Templo de Jerusalén.Apoyé mi frente en el Muro de las Lamentaciones y descendí a los túneles que arrojan luz sobre los misterios del judaísmo a los pies del Segundo Templo construido por Herodes el Grande. No sé si es por efecto de mi propia cultura, pero, más allá del judaísmo y del islamismo, fue la Iglesia del Santo Sepulcro o de la Re...
Absolutamente solos, ¡al fin! , por Axel Capriles M.
41a, Axel Capriles

Absolutamente solos, ¡al fin! , por Axel Capriles M.

En el año 1744 el Superior de las Misiones Jesuitas del Río Orinoco, el padre Manuel Román, enfrentó sorpresivamente un hecho insólito que él mismo apenas pudo creer.Habiendo traspasado por primera vez en la historia los raudales de Atures y Maipures, obstáculos hasta ese momento insalvables para la navegación del gran río venezolano, encontró desconocidos mercaderes europeos que desde hacía años navegaban el Alto Orinoco. Los mismos afirmaban servir a la Corona Portuguesa y creían navegar por un afluente del río Amazonas.Presenciar este único y excepcional fenómeno de interconexión entre dos grandes cuencas hidrográficas, la Amazonia y la Orinoquia, rodeado de la exuberante fauna del Brazo Casiquiare y de petroglifos precolombinos, no es sino un aspecto de algo mucho más inusual: estar en...
La fama circular – Áxel Capriles M.   
32a, Axel Capriles

La fama circular – Áxel Capriles M.  

"añoro a los autores capaces de recorrer con sus personajes las tradiciones intelectuales de su época" Tengo por afición asistir a presentaciones de libros. Me gusta ver y escuchar a sus autores, conocer sus confesiones, entender sus ideas, enterarme de sus cuitas creativas y realizaciones. Últimamente, sin embargo, me han cambiado el formato de las presentaciones. Más que un evento intelectual, parece un show de televisión, la alfombra roja de un festival de cine. Se celebra, no el libro, sino la celebridad del escritor. Comienza el presentador comentando lo que han dicho los medios de comunicación y las redes sociales sobre el autor, las entrevistas que ha recibido, la cantidad de ejemplares vendidos. Después de augurar una próxima salida al cine o la probable conversión del libro en ...
Esperanza, ¡la tuya! – Áxel Capriles M.
27b, Axel Capriles

Esperanza, ¡la tuya! – Áxel Capriles M.

No sé por qué se me ocurre andar esperanzado estos días. La semana pasada le dije a un amigo que había perdido el trabajo por el cierre de su empresa a causa del Covid: «hay que mantener la esperanza, las cosas van a mejorar», y como si lo hubiera insultado me respondió: «esperanza, ¡la tuya, pendejo!»No es que yo sea un inocente optimista. A pesar de la crítica, yo apuesto a la esperanza. Me gusta la promesa; sostengo la ilusión. A lo mejor es por aquello del señor Thomas Malthus, el sombrío clérigo anglicano que, en el siglo XVIII, en su Ensayo sobre el principio de la población, vaticinó que todos nos moriríamos de hambre. En vista de que el crecimiento de la población se daba en progresión geométrica, mientras que la producción de alimentos sólo aumentaba en progresión aritmética, el e...
La psicología de la lentitud – Axel Capriles M.
24b, Axel Capriles

La psicología de la lentitud – Axel Capriles M.

En los últimos meses ha circulado mucho por las redes sociales distintas charlas y citas sobre el libro la Sociedad del cansancio, de Byung-Chul Han, uno de los filósofos más influyentes en el momento, o por lo menos, el autor de ensayos filosóficos más vendidos. Byung-Chul Han denuncia  la aceleración y el ritmo frenético de la sociedad actual dominada por el capitalismo neoliberal, en la que “vivimos con la angustia de no hacer todo lo que podríamos hacer y encima nos culpamos a nosotros mismos de nuestra incapacidad” de ser productivos. Se trata de una aceleración autoimpuesta que nos lleva al agotamiento. Ciertamente, si una emoción tiñe particularmente nuestro tiempo, ésta es la ansiedad, y si una condición arregla sin piedad el orden de nuestras acciones, ésta es la pris...
12-O: El nuevo triunfo del etnocentrismo  –  Axel Capriles
17a, Axel Capriles

12-O: El nuevo triunfo del etnocentrismo – Axel Capriles

Una inesperada forma de etnocentrismo domina con tapujos el mundo contemporáneo: el anacronismo histórico de la izquierda. Todo el pensamiento liberal del siglo XX (en su sentido amplio) estuvo orientado a trascender el etnocentrismo, a superar la ideología, actitud o tendencia emocional, que convertía la propia cultura en el único criterio válido para interpretar y valorar los hechos y comportamientos de los otros. La izquierda revolucionaria fue, por supuesto, una de las primeras abanderadas en criticar el imperialismo y todo el aparejo mental con el que los blancos occidentales se sintieron superiores a los africanos, asiáticos y a todas las razas del mundo, prelación psicológica para su intrusiva dominación. El relativismo y la diversidad se apoderaron, entonces, del clima intel...